domingo, 27 de enero de 2013

La reencarnación

Una pareja recien casada tuvo su primer hija a los pocos meses. Sin embargo, la niña nacio con deformaciones que llamaron la atención de sus vecinos, lo que provoco bochinches y que hablaran mal de la joven pareja. La pareja, cansada de los bochinches, en un momento de desesperación, se llevaron a la criatura y la tiraron al rio. Por un tiempo vieron el error que habian cometido, pero al poco tiempo las cosas empezaron a mejorar para ellos. A los pocos años tuvieron otra hija, saludable y hermosa y con el paso del tiempo vivieron felices. Un verano, los padres decidieron abordar un crucero. La nave zarpo y no tardo mucho antes de que estuvieran en el medio del oceano sin tierra a su alrededor. Se encontraban los 3 observando el paisaje en la baranda del buque, cuando de repente la niña se voltea hacia sus padres y les dice "mami, papi, no me van a volver a tirar al agua otra vez, ¿o si?"

domingo, 13 de enero de 2013

El robo de riñones

Un joven decidió un sábado por la noche asistir a una fiesta. Se estaba divirtiendo bastante, se tomó unas cervezas y una muchacha que conoció allí y a la que parecía gustarle, le invitó a ir a otra fiesta. Rápidamente aceptó y marchó con ella. Fueron a un apartamento, donde continuaron tomando cerveza y aparentemente le dieron droga (no sabe cuál).
Lo siguiente que recuerda es que despertó totalmente desnudo en una bañera llena de cubitos de hielo. Todavía sentía los efectos de la droga y de la cerveza. Miró a su alrededor y estaba solo. Luego, se miró el pecho y descubrió que tenía escrito con pintura roja este mensaje: “Llame al 911 o usted morirá”.
Vio un teléfono cercano a la bañera, así que llamó inmediatamente. Le explicó a la operadora la situación en la que se encontraba. La operadora le aconsejó que saliera de la bañera y que se mirara en el espejo. Se observó aparentemente normal, así que la operadora le dijo que revisara la espalda. Al hacerlo, se apercibió que tenía dos ranuras de nueve pulgadas en la parte baja del abdomen. La operadora le dijo que se metiera nuevamente en la bañera y que mandaría un equipo de emergencia.
Desgraciadamente, después de que lo examinaron a fondo en el hospital, reparó en lo que le había pasado: le habían robado los riñones.