miércoles, 25 de julio de 2012

El castigo

En un pueblo de aquí de Puebla (ya no me acuerdo cómo se llama) había un cura, pero no era como cualquier cura, él estaba en el vicio de ser un mujeriego. A veces en vez de dar misa se iba de parranda con una mujer cualquiera, pero en ese pueblo también habitaba un herrero que era lo contrario a aquel cura, daba consejos y ayudaba a la gente, pero a pesar de sus diferencias él y el cura eran unos buenos amigos.
Un día a eso de las dos de la mañana tocaron la puerta del herrero y él todavía con sueño fue a abrir la puerta y se encontró con 2 negros que llevaban una mula a la que estaban maltratando con unos látigos que al final tenían unas grandes púas. Un negro se le acercó y le dijo que venían de parte del cura y le pidió que le pusiera unas herraduras a la mula ya que el cura iba a salir para otro pueblo y que lo hiciera rápido ya que iba a salir en la mañana. El herrero aceptó y le puso las herraduras al maltratado animal.
Ya en la mañana el herrero fue a la casa del cura a despedirse de él por si todavía no se había ido. Ya en la casa del cura uno de los criados le dijo que todavía no se había ido, él subió a la cama del cura y lo encontró dormido. Lo despertó y le preguntó por qué todavía no se había ido. El cura le respondió que no había programado salir. Al escuchar esto el herrero le contó lo que le había pasado en la madrugada. El cura le dijo que tuvieron que ser unos tipos que no querían pagar y le comentó para probar eso que "toda la noche había estado con una mujer" y le señaló el lado de la cama donde estaba acostada. La quiso despertar moviéndola pero no respondía, la destapó y cuál no sería su sorpresa al verla herida por unas púas y unas herraduras en los pies y las manos.

jueves, 19 de julio de 2012

Antiguo Convento de la Concepción

Ubicado en Belisario Domínguez y República de Brasil, Centro Histórico, el conjunto original estuvo formado por varios edificios, el noviciado, el edificio principal del convento y el templo.

De acuerdo a la leyenda, por tiempos de la colonia, existió una mujer llamada Doña María Gil, la cual se encontraba perdidamente enamorada de Don Urrutia. A su relación se oponían los dos hermanos de la joven y un día decidieron ofrecerle una fuerte cantidad de dinero al pretendiente de su hermana para que dejara la ciudad y se olvidara de ella. Cuando él se fue a Veracruz, se asegura que ella ingresó al convento; pero no soportando el sufrimiento se ahorcó de un árbol de duraznos.

La leyenda señala que su cuerpo se aparecía a las monjas enclaustradas que vivieron en el convento.

miércoles, 11 de julio de 2012

La puerta del baño


2. LA PUERTA DEL BAÑO

Dicen que hace muchos, muchos años, en un pueblo llamado Carmona, en un colegio llamado San Blas, paso algo horrible.

Era la primera mañana despues de las vacaciones, y el conserje abria la escuela. Pero cuando se acercó al baño, no pudo contener el miedo.
Alli junto a la puerta del baño estaba tirada la limpiadora, Conchita.
Tenía todo el cuerpo lleno de sangre, y le faltaban trozos en la cara.
El conserje llamo a la policia, hasta que se la llevaron de alli, y eso fue lo que paso.
Ahora en la actualidad, dicen que si te metes en el baño a solas,
puedes sentir como Conchita llama a la puerta, tambien dicen que si le abres te hace lo que alguien le hizo a ella. Pero aqui no acaba esta historia...

Hace unos dias, se celebro la fiesta de fin de curso, y pudimos comprobar que todo era cierto.
Yo y mi amigo, estabamos alli en la fiesta, cuando de pronto fui al baño solo y cerre la puerta...
Justo cuando iba a salir escuche como llamaban a la puerta, me acorde de lo que la gente decia y me entro mucho miedo. Pregunté a ver quien era, pero nadie contestaba. Un gran silencio invadió el edificio.
No se escuchaba nada, ni siquiera el ruido de la fiesta.

¿Donde estaban todos? me pregunté, solo se podia apreciar el silencio y como alguien tocaba en la puerta, me decidí a mirar por debajo de aquella puerta, pero aun me dio mas miedo al ver que no habia nadie frente a ella.
Me arme de valor y abri la puerta, pero fue entonces cuando escuche una voz que venia de detras de mi, me volvi y ya no recuerdo más lo que me pasó, solo recuerdo haberme despertado alli, solo y con una marca con sangre en mi mano...

Y desde ese dia, ya nadie entra solo alli, porque todos saben que alli esta Conchita que quiere vengarse de lo que le hicieron.

Conclusión: nunca abrais la puerta si veis que llaman al baño y estais solos.

martes, 3 de julio de 2012

El charro negro

Un hombre alto, de aspecto elegante, de impecable traje negro compuesto por una chaqueta corta, una camisa, un pantalón ajustado y un sombrero de ala ancha deambula en la profundidad de la noche en los solitarios tramos que unen los pequeños pueblos del México rural sobre el lomo de un caballo enorme y de color azabache. Quienes han tenido trato con él lo presienten el Diablo. No ignora a los hombres, a los que ofrece amable conversación, pero su clara preferencia son las mujeres, a las que seduce con mirada elocuente y palabras cálidas. Nada malo puede decirse del charro negro si el viajero se limita a permitir su compañía hacia su lugar de residencia; si se acerca el amanecer, se despedirá cortésmente y se marchará con tranco lento, al igual que si el sendero que recorre lleva a las cercanías de una iglesia. Pero si, por el contrario, la mujer cede a sus ofertas de aligerar el viaje y condesciende a montar el caballo, esa acción será el principio del fin: una vez sobre el animal, la infortunada descubre que es imposible apearse. Es entonces cuando el charro negro vuelve su montura y se aleja, con rumbo desconocido, sin hacer caso de los ruegos o los gritos de su víctima, a la que no se vuelve a ver jamás.