miércoles, 25 de abril de 2012

La muñeca

Yo siempre veía a mi hermana con una muñeca misteriosa la cual no sabía su procedencia pero era horriblemente fea con una sospechosa sonrisa en la cara y con ojos bien grandotes,

en fin, un dia desperté de mi cama, me dirigi al cuarto de mi hermana para ver si ya había despertado pero lo que vi me dejo perplejo;

¡¡¡mi hermana estaba levitando!!!

No me lo podía creer, tenía las sabanas por encima pero cláramente estaba levitando pues apenas rozaban la cama, pero lo peor era que la muñeca estaba de pié en el estómago de mi hermana, era como algún tipo de ritual que no lograba entender, aunque tampoco lo pensé mucho y como acto reflejo encendí la luz, en un abrir y cerrar de ojos mi hermana callo sobre el colchón y la muñeca rodó por el suelo.

Corrí rápido a buscarla y la agarré y de un golpe y porrazo la metí en un baúl que tiene mi hermana en el cuarto, y cerré con llave.

En seguida revisé que mi hermana estuviese bien y la desperté suavemente y solo logré a comprender que me dijo;
-¿Que haces Marcos? ¡¡¡Déjame dormir!!!

Esas palabras me calmaron muchísimo, definitivamente mi hermana estaba bien, por lo que me guardé la llave del baúl y después de horas intentándolo me dormí.

A la mañana siguiente y tras pensarlo tranquilamente decidí no contárselo a nadie pues pensarían que estaba loco, así que lo dejé correr, además iban pasando los días y las semanas y no pasaba nada, por lo que me fui olvidando del tema.

Mi hermana me preguntó muchas veces si sabía donde estaba la llave del baul que ella estaba convencida de que su muñeca tenía que estar allí pues era el único sitio de la casa que le quedaba por mirar, lógicamente le mentí y le dije que no sabía donde estaba.

Un día mis padres salieron a una cena de empresa por lo que me quedé al cuidado de mi hermana, la acosté a eso de las 10 y me baje a mi cuarto a ver la televisión y me quede dormido hasta que a eso de las 12 escuché un ruido abajo, coji mi bate de beisbol y baje corriendo las escaleras, al comprobar que todo estaba bien volví a mi cuarto, en cuanto me estiré en la cama, escuche el grito enfermizo de mi hermana, fui corriendo otra vez bate en mano y lo que vi en cuanto abrí la puerta de su cuarto fue algo espeluznante, quizás de lo peor que puedan ver unos ojos, lo primero que vi era a mi hermana de pie en su cama gritando como loca mirando al suelo al otro lado de su cama, enseguida giré la mirada y vi a mis padres degollados ¡¡¡sin cabeza!!! un regero de sangre inundaba toda la habitación, acto reflejo miré al baúl ¡¡¡estaba abierto!!! agarré a mi hermana en brazos y corrí sin mirar atrás.

Mi hermana quedó sin habla durante más de 2 años, fue entonces cuando me confesó que ella estaba durmiendo cuando mamá la despertó al llegar de la cena para darle un beso como cada noche y le dijo que encontró en mi cuarto las llaves del baul que si quería que le buscara la muñeca en él para dormir con ella, lógicamente respondió que sí, y al abrir el baúl la muñeca salió disparada cortando el cuello de la mujer con un trozo afilado de metal, acto seguido se abalanzó sobre el padre con idéntico resultado y procedió a arrancarles la cabeza y que en ese mismo momento en que yo llegué y sin saber el motivo la muñeca se escondió debajo de la cama.

Hoy hace 20 años de Aquel suceso, mi hermana lleva desde los 18 años en un psiquiátrico y yo sufro de terrores nocturnos una noche si, y la otra también, al menos nunca más supimos de aquella muñeca.

jueves, 19 de abril de 2012

Leyenda de Agathe

Agathe habia pasado los 16 años de su vida creyendose mas que cualquier otra persona, superior a las demas. En la escuela (donde se desarrolla la historia) siempre la seguian y ella no seguia a nadie,hasta un dia…
El semestre acababa de comenzar, Agathe planeaba encontrarse con sus seguidoras, pero ellas ya estaban con otra chica, una nueva, piel palida, ojos grises, pelo largo y negro,sus amigas estaban obsesionadas por la chica, a Agathe esto le parecio un blanco facil, alguien a quien torturar y burlarse, pero las amigas se lo impidieron, desconcertada, Agathe se fue…
Pasaron las semanas,sus amigas se alejaron de ella, e incluso ella misma se habia descuidado;un dia decidio ir a la casa de una de sus amigas, Jane, pero cuando llego no contaba con lo que iba a ver…
A-Aggie- dijo alguien, al parecer muy dolorido, Agathe corrio, en el suelo habian organos, viceras y miembros, de quien Agathe reconocio como los padres de Jane, Jane yacia tirada en el suelo,con la chica nueva engullendo las viceras de sus padres…
A-Agathe…-dijo Jane casi muerta,- Venga mi muerte- y murio
El demonio lanzo una mirada asesina a Agathe, quien le lanzó su crucifijo, acabando con ella al instante, momentos despues llegó la policia, y al ser Agathe la unica persona alli,la detuvieron.
Tuvieron que ir a Juicio, pero Agathe alegó que un espiritu canibal asesino a la familia Jones, resultando que la dieran por loca… Agathe fue internada en un manicomio,donde comenzo a ver demonios, ocasionando que se suicidara

viernes, 13 de abril de 2012

Una visita en la noche

Nos da miedo lo que no vemos porque es entre las sombras donde se esconden nuestras peores pesadillas...¿Apagamos la luz?. Nos acababamos de mudar a una casa súper vieja. A mi madre le encantaban las casas aniguas, cuanto más viejas mejor porque así podía pasar más tiempo reformándolas. Yo no tengo sus mismos gustos y esa noche estaba muerta de miedo...... Las persianas no hacían más que golpear contra los cristales haciendo un ruido como si alguien arañase el cristal, como si alguien al otro lado queriendo entrar. "Venga duerme, dueme", me repetía todo el rato, pero no había manera, ¿por qué estas casas vijas tienen que ser tan oscuras? Me daba miedo estar sin ninguna luz así que alargué la mano para encender la lámpara de la mesilla, pero no funcionó. Le volví a dar al botón pero nada, ¡menuda noche para que fundiera la bombilla! Me levanté de la cama decidida a dormir con la luz del cuarto encendida. Como no me conocía bien la habitación, me puse a recorrer en cuarto con una mano en la pared. Cuando llevaba unos pasos, choqué contra algo. Lo toqué con miedo y descubrí que ¡era un chico! Me quedé paralizada por el miedo. Él se aprovechó de que estaba así y se acercó a mi. Sus dedos fríos me pusieron la piel de gallina cuando me apartó el pelo para susurrarme al oído: "Esta casa es mía, ¡sal de aquí si no quieres que te pase lo mismo que a mi!" No necesité que me dijera nada más. Salí corriendo al salón, ahí estaba mi madre muerta de miedo.
¿Tú también lo has visto?, le pregunté. Ella asintió mirándome a los ojos. Al día siguiente nos fuimos de esa casa. Unos meses más tarde, haciendo un trabajo de historia, encontré una foto de mi antigua casa junto a una noticia que decía: Aparece un joven muerto en extrañas circunstancias. En la foto aparecía un chico con cara triste. Me quedé mirándole un rato. Nunca podré olvidar su cara, la cara del fantasma que me habló aquella noche.

jueves, 5 de abril de 2012

El colectivero

Una noche en Rosario (provincia Argentina), enfrente del cementerio "El Salvador", un colectivero (chofer de ómnibus) de la línea "114" iba conduciendo de noche medio dormido, de pronto, ve impotente como una chica se le cruza velozmente frente al ómnibus y este la arroya.
El colectivero asustado por lo sucedido y lo tétrico de el lugar decide retroceder, esquivar el cadáver de la chica y escapar. Luego de unos minutos de ir a toda velocidad y no detenerse en sus paradas normales, completamente histérico ve por el espejo retrovisor, que la chica que había arrollado está sentada en el ultimo asiento mirándolo fijo y llorando