jueves, 30 de junio de 2011

La leyenda de Parella

Todas las ciudades, o casi todas, poseen leyendas propias que les ceden un cierto aire de encantamiento a las mismas y alimentan las tradiciones propias de cada sitio. Más aún ocurre con las ciudades costeras e islas sobre todo de Europa debido a la carga histórica que suelen tener en ellas.


Menorca, isla de leyendas
Menorca no es ajena a estas leyendas y tiene una que personalmente es una de las que más me agrada escuchar cada vez que puedo. Siempre me ha sorprendido y es de mis preferidas. Por ello es que compartiré con quien no la conozca, la leyenda de Parella, una ciudad encantada en la isla de Menorca.

Según la tradición, el día de San Juan hacia Poniente, se puede divisar en el mar una ciudad que asoma por allí aunque jamás queda visible del todo. Se trata de la ciudad encantada de Parella, que según la historia, fue sumergida tras un encantamiento producido por una ciudad rival que en un ataque de celos, provocó su desaparición.


La misma leyenda también dice que existen dos formas de que obtenga la redención. Una, que siete Juanas se encuentren en la costa con siete Juanes (obviamente, sin estar de acuerdo entre sí) y la segunda, si una persona de noble corazón ingresa en ella tres veces consecutivas.

La leyenda nos menciona que una vez esta segunda opción casi sucede, debido a que un joven logró ingresar dos veces en Parella. ¿El motivo? El amo de este joven, le envió para afilar un arado a la Ciutadella, pero al volver lo hizo con uno de plata.

Sorprendido, le envió nuevamente con una guadaña de hierro, regresando con una de oro. Su amo sorprendido le envía con el arado más grande que poseía pero esta vez, comienza a seguirle, observando que no toma el camino a Ciutadella, sino que va hacia Cala Blanca pero al llegar exclama “Ciutadella ha desaparecido“.

Allí, su amo recordó la leyenda de Parella y comprendió que sucedía pero el joven no pudo ingresar por tercera vez pues la avaricia de su amo le impidió lograrlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario