martes, 8 de marzo de 2011

Una mujer pidiendo ayuda

Todo empezó un día cuando una joven espera a su novio. Como simpre ella esperaba con frecuencia. Esa noche algo pasaba, su novio no llegaba, entonces ella se decidió a esperar afuera. Ella pensó que algo le había pasado.

Las horas pasaron y ya estaba desesperada cuando acortó, ya eran las 12:00 de la medianoche. Entonces su celular sonó y era su novio. Le dijo que no podía ir. Ella se quedó afuera hablando por teléfono. Pasó una hora y colgó. De pronto miró unas luces. Ya se iba para dentro pero decidió esperar un poco.

Eran muchas mujeres de blanco y todas llevaban una vela. De pronto una de ellas se acercó y le dijo a la muchacha que si la “podría ayudar”, ella le preguntó que en qué, y la mujer dijo “¿podrías guardarme esta vela?”. Ella dijo: “Sí, pero ¿le puedo hacer una pregunta?”. Ella dijo: “Sí claro, dime”. La muchacha le preguntó cómo le iba a entregar la vela. Ella respondió:
- Mañana a esta hora sales y la mujer que mires sin vela, te acercas y se la das.

Ella se metió a su casa y guardó la vela en una caja. Salió al próximo día y esperó, pero nunca llegó, entonces fue a su cuarto y abrió la caja… y no era una vela si no una mano convertida en esqueleto. Se asustó mucho. Se lo contó a sus padres y sus padres dijeron que fuera con un cura. Ella fue y le contó todo y le recomendó que fuera al cementerio pero lo más importante era que tenía que ir acompañada de alguien.

Ella estaba muy asustada así que se le olvidó eso y fue sola, y desde ese día nunca volvieron a ver a esa muchacha, y todos están intrigados de su desaparición. Nunca volvieron a ver a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario