miércoles, 21 de diciembre de 2011

Los niños llorones de Bruno

En una de las versiones de la leyenda urbana se cuenta que el primer cuadro que pintó Bruno, se quedó en el mismo orfanato de dónde era el niño retratado y que dicho orfanato ardió hasta los cimientos a los pocos días, todos murieron abrasados, incluso el propio niño que fue pintado por Amadio en el cuadro que, misteriosamente, fue el único objeto que no fue pasto de las llamas. De esto modo, el espíritu del niño quedó atrapado de algún modo en el lienzo que arrastraría la terrible maldición por el se sabe lo que pasa con este tipo de leyendas en las que los dimes y diretes las van redondeando para rodearlas del entorno más macabro posible.

En fin, al final de los años setenta la leyenda se extendió como la pólvora y los testimonios sobre la mala suerte de todos aquellos que poseían uno de los cuadros de la colección se multiplicaban por momentos. Nadie quería tener uno de estos cuadros en su casa y las copias dejaron de realizarse por falta de pedidos, “por si acaso”, todos fueron descolgando sus cuadros y arrinconándolos en los desvanes si no deshaciéndose de ellos lo más rápido posible.

viernes, 16 de diciembre de 2011

El perro de la muerte

Había un conde que tenía atemorizados a los paisanos de las Tierras Altas con un perro de los llamados "perros de guerra " o "perros de la muerte" al que todos llamaban "Demo" (demonio en gallego). Era éste un can grande aunque no tanto como los que guardaban y protegían los rebaños de los pueblos contra los lobos, pero este perro había sido entrenado para matar a personas en la guerra. Se decía de él que había matado a muchos enemigos en las batallas pero ahora el Conde lo utilizaba para amedrentar y someter a sus vasallos.

En cierta ocasión se presentó el conde en uno de los pueblos de las tierras Altas, y convocó a sus habitantes en el punto de reunión del Concejo. Les amenazó para que pagaran más impuestos pero como los vecinos se negaban mando azuzar al perro. La gente huyó despavorida y se refugiaron en sus casas. El conde eligió una de ellas y ordenó a sus soldados que rompieran la puerta, tras lo cual soltaron al perro dentro. El feroz animal mató a todos los que encontró dentro, incluidos los niños. Aterrorizados por tan espantoso suceso, todos se avinieron a cumplir los deseos del infame conde.

Entre los muertos estaba una hermosa joven prometida en matrimonio con un primo suyo del mismo lugar. Este mozo estaba tan desolado que cogió los perros del rebaño por ser los mas grandes del lugar y con mas intención que tino, los entrenó a su buen entender para entre todos defenderse y matar a Demo. Fue en vano, Demo los mató a todos, y encima los paisanos se volvieron contra él porque había dejado al rebaño sin perros que lo defendieran de los lobos. El conde se enteró y le mando prender pero consiguió huir a tiempo por Verin a tierras de Portugal donde incluso estuvo luchando contra los moros. Durante este tiempo aprendió de un judío las artes para manejar a los canes usados en la guerra, y con este saber regresó a las Tierras Altas con sed de venganza. No avisó a nadie de su llegada excepto a su madre. Por medio de esta encontró una perra grande en celo y con ella se fue hacia la fortaleza del conde.

Una noche oscura, el mozo se emboscó atando a la perra en celo de tal modo que el viento llevase su olor a la cuadra donde estaba Demo, cuando este la olfateó se puso como loco y el criado del Conde que lo cuidaba lo sacó de la cuadra y salió con él para ver cual era la causa de su alteración, cuando estaba cerca de la perra se dio cuenta de lo que ocurría y lo soltó, Demo se fue hacia la perra y este momento lo aprovechó el mozo para matar al esbirro. Mientras Demo estaba entretenido atendiendo a la llamada de la naturaleza, el mozo, que previamente se había lavado meticulosamente y untado el cuerpo con un aceite que le había dado el judío para enmascarar su propio olor, se puso la mugrienta ropa del esbirro para que el perro tanto por la vista pero sobre todo por el olfato no lo reconociera, y antes de que Demo se soltara de su pareja lo ató de nuevo.

Volvió a la cuadra y le puso al perro la armadura de cuero con planchas de hierro que se le ponen a los perros de guerra para entrar en combate y protegerlos de las flechas y espadas enemigas. Esperó hasta que todos en la fortaleza estuvieron durmiendo y tras cruzar sin problemas por el puesto de guardia, se fue hasta la torre donde el Conde y su familia dormían y allí azuzó y soltó al perro. Inmediatamente se oyeron los gritos de pavor del conde pidiendo ayuda a su guardia, pero el mozo atrancó la sólida puerta desde dentro para que no pudieran entrar. Todos los miembros de la familia del conde murieron incluso uno de los hijos que se lanzó por una ventana para no ser devorado por la fiera. Mientras el perro completaba su espantosa carnicería, el mozo prendía fuego a la torre. Cuando por fin los soldados del Conde consiguieran romper la sólida puerta y entrar en los aposentos, el perro de nuevo azuzado por el mozo les atacó también a ellos y el mozo aprovechó para escabullirse en medio de la vorágine de sangre que el perro causó hasta que consiguieron matarlo. A la luz del incendio de la torre pudo escapar y desde la montaña cercana se puso a lanzar arrulos (gritos típicos) de victoria a los cuatro vientos.

domingo, 4 de diciembre de 2011

La vieja mecedora

Dicen que los objetos antiguos siempre tienen una historia detrás, sin poder ocultar lo que pasó anteriormente. La historia que os voy a contar es la de un joven.


Una mañana, en el pueblo donde residía había una gran subasta, debido a la demolición de una vieja casa abandonada y todos los objetos de valor que en ella se encontraba los iban a venderse.

El joven al enterarse fue rápido a ver si veía algo que llamase su interés. Pensaba que sería una buena idea encontrar algo que le sirviera para el salón y pudiera a su vez no ser un simple adorno.

Al llegar a la subasta, veía libros viejos, una lámpara de araña, algunos armarios y un baúl, pero nada que llamase su atención. La puja comenzó, hasta que de pronto vio, que se subastaba una mecedora; que por muy simple que se viese, era perfecta para el rincón del salón. Así que después de estar luchando por ese asiento, consiguió comprarlo.

Cuando llegó a su casa, abrió la caja que la contenía y la colocó en el lugar que había dispuesto para ella. Cómoda, confortable y barata, era perfecto para sus horas tanto de lectura como de sueño.

Los días pasaban sintiéndose más orgulloso de la buena compra que había hecho, sin arrepentirse de nada, pues comía y se echaba su pequeña siesta o a veces se ponía delante de algún libro a leer, balanceándose horas y horas.

Una noche de tormenta oyó el crujir de la madera, pero pensó que aquel estruendo lo generaban los árboles de la calle, se fue a dormir, porque por la mañana tendría que madrugar para ir a trabajar.

Al día siguiente hacia su vida como siempre, hasta que llegaba la noche y volvía a oír ese extraño sonido, no produciéndola ni la tormenta, ni el viento; sonando en el interior de la casa. Bajó a ver lo que pasaba, pero todo estaba en calma; lo más seguro que fuese que estaba soñando pues eran las tres y media de la mañana.

El tiempo pasaba, haciéndose cada vez más repetitivo cuando daban las tres, pero siempre bajaba, lo revisaba todo, miraba cada rincón, pero no hallaba nada.

Una noche no podía conciliar el sueño y se puso a leer a altas horas. Dieron las tres de la mañana y allí seguía con su lectura, pasando páginas y más páginas, hasta que se levantó a por un vaso de agua.

Mientras se encontraba en la cocina oyó ese maldito ruido que lo tenía nervioso, pues no sabía de donde provenía, observando que delante de sus ojos se movía la mecedora incesantemente. Pero allí no corría el viento por ninguna parte y lo que fue más curioso que al ponerse delante del asiento, se paró en seco. El muchacho no podía creer lo que veía, pensaba que había leído demasiado y era todo producto de su imaginación.

Al día siguiente se acerco a los que le vendieron la mecedora, para buscar respuestas a lo que le ocurrió, pero nadie le pudo contestar. Marchándose para su casa, sintiendo que lo sucedido la noche anterior fue desvaríos debido al cansancio.

Dando el reloj las tres de la mañana, se escuchó de nuevo ese infernal ruido. El chico no salía de su asombro, pero todo esto debía de acabar, no podía continuar así, se tenía que deshacer urgentemente de ese condenado mobiliario.

Bajando cada peldaño de la escalera hasta llegar al final, se topó delante de la mecedora, que se movía cada vez más ligera. Sin pensarlo actuó rápidamente dirigiéndose hacia ella, pero de repente cuando la fue a cogerla, un escalofrío atravesó su cuerpo, al sentir que una mano se posó en su hombro.

A la mañana siguiente un compañero suyo de trabajo, se extrañó de que no fuera como cada día, pues siempre era muy puntual y si estaba enfermo, siempre llamaba para avisar.

Acercándose a la casa donde vivía el joven, nadie respondía a las llamadas del timbre hasta que se fijó que la puerta estaba entreabierta; adentrándose en el lugar, no podía ni imaginar lo que allí veían sus ojos. Pasó la entrada encontrandose con la figura de su compañero muerto, sentado en la mecedora, con los ojos fuera de sus órbitas, mientras que sujetaba su libro,.

Los días pasaron desde aquel nefasto suceso, algunos pensaban que murió de forma natural, otros que se suicidó con algún veneno, pero sois los únicos que podéis juzgar por vosotros mismos; yo, a decir verdad, os dejo que saquéis conclusiones de todo esto, mientras que saco a subasta UNA VIEJA MECEDORA…

martes, 29 de noviembre de 2011

El amor imposible

Era una familia gitana muy bien avenida, que habían tenido sus hijas y se limitaban a vivir la vida. El padre murió por una larga enfermedad, que sumió a la familia en una depresión, ya que el hombre (en las familias gitanas) es quien realmente da la estabilidad. Su hija, la única que habían tenido y a la que todo el mundo quería, se enamoró de un chico no gitano (payo) y mantuvo una relación con él.

Incluso con todos los esfuerzos de la familia (les pegaban y de todo) ellos no dejaron nunca ese amor. Así ella se quedo embarazada, y la familia al enterarse de esto, la echaron de casa, no sin antes haberla dejado marcada, con continuas palizas, insultos etc... La presión psicológica y física que tenía ella, era increíble, no entendía por qué amar a alguien era tan duro para su familia.

En una noche oscura, subió al monte, y llorando le pidió a su padre que se la llevara con él, que no podía seguir viviendo, que ella solo quería amar, quería que su hija fuera feliz (la niña que llevaba en el vientre) pero sabía que no podía serlo, ya que nadie la quería. Y así su padre bajo del Cielo y se la llevó consigo. Al día siguiente allí estaba su cuerpo, no había rastro de sangre, no había nada que hiciera presagiar que ella se había suicidado, o la habían matado, simplemente abandonó su cuerpo. Ese mismo día (del descubrimiento del cadáver) el novio de ella, subió al mismo monte donde había aparecido su amada, y se suicidó, para estar toda la eternidad a su lado. Dice la leyenda, que en las noches oscuras, se oyen los llantos de la niña que iba a nacer y no pudo por la incomprensión.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Vanessa

Vanessa, es una joven de Gijón que estudia Terapia ocupacional en la
Universidad de Talavera.

Junto con otras dos chicas alquiló un piso en la calle de los Templarios para que los gastos fueran menores.
Durante el segundo curso, Vanessa suspendió dos asignaturas y sus padres le enviaron el mes de agosto para estudiar.

Una noche de verano en la que estaba sola, cuatro golpes secos sonaron a su puerta.

Vanessa creyó que se trataba de algún amigo con el que salir a tomarse una copa, pero se trataba de una niña de alrededor de siete años.

La niña, de hermosos tirabuzones rubios y grandes ojos castaños miró a Vanessa y le dijo que se había perdido.

Vanessa le dejó entrar, le preparó un vaso de leche y le dijo que iban a ir a la policía. Verónica le rogó que no lo hiciera esa noche pues tenía mucho sueño y quería dormir. Vanessa accedió y le preparó la cama.

Por la mañana temprano cuando Vanessa iba a llevarla a la policía, entró en el cuarto y vio que la niña, llamada Verónica, no estaba.

Un año después en idéntica situación, la niña volvió a aparecer. Parecía que no había crecido nada. De nuevo Vanessa le preparó la cena y le dejó dormir pero al día siguiente Verónica volvió a desaparecer sin dejar rastro.

Vanessa fue a la policía y dio todos los datos de la chiquilla pero no se habían producido denuncias ni nadie había reclamado una desaparición.

Tras dar muchas vueltas, Vanessa llegó al Hospital de San Prudencio. Un hospicio para niños y niñas huérfanos. Allí la madre Sonsoles, le explicó que no tenían ninguna niña de esas características.

Justo cuando se disponía a salir Vanessa del lugar, otra monja llegó con un calendario de dos cursos atrás. Allí estaba la foto de Verónica, tal y como Vanessa le había visto.

- Sí ¡es ella! - gritó. Las dos monjas se miraron extrañadas - Verónica murió hace dos años.

Aquella noche, cuatro golpes secos sonaron en la puerta de Vanessa. La muchacha observó por la mirilla de la puerta. Allí estaba de nuevo Verónica, con los brazos cruzados y cara de enfadada.

- Has tardado mucho en abrirme, tengo hambre y sueño - dijo la niña.

Vanessa aterrada preparó todo como lo había hecho habitualmente.

Cuando acostó a Verónica no pudo soportar el terror y entró despacio a su habitación. La niña estaba totalmente arropada.

Vanessa retiró la sábana y bajo ella, como un suspiró pareció desvanecerse un cuerpecito en una nube. Sobre la almohada, con letra infantil y varias faltas había una nota Gracias por la leche y los dulces, ahora tengo que irme a llevar al infierno a las otras tres chicas que no me dejaron entrar a sus casas.

domingo, 13 de noviembre de 2011

El trovador Masias

Cuentan los poetas, y trovadores, que allá en el siglo XV, existía un personaje legendario llamado Enrique de Villena, que estaba casado con María de Albornoz. Los dos pertenecían a la nobleza castellana, y se habían casado por interés, entre ambos no existía demasiado cariño, sino mas bien se profesaban un enorme desprecio. Al servicio de la casa, estaba Macías, eterno enamorado de doña María desde siempre, y siguio a esta tras su boda. Gracias a sus buenas aptitudes, pronto se ganó la confianza de don Enrique.


Macías dedicaba ardientes poemas que hablaban de amor a doña María, y estas correspondía a tales reclamos, y pronto se hicieron frecuentes los furtivos encuentros amorosos.

Don Enrique era ambicioso, y deseaba conseguir el maestrazgo de la Orden de Calatrava, nombramiento que proporcionaba al que ostentaba un gran poder en Castilla, pero existía un inconveniente, solo se podía optar al dicha dignidad, si se estaba soltero o viudo. Ninguna de las dos condiciones se daban en el señor de Villena.

La única solución que tenía don Enrique, era deshacerse de su esposa, cosa que no era fácil, pensó en el divorcio, pero este le causaba muchos problemas, ya que el linaje de los Albornoz era muy poderoso, otra opción era el asesinato. Pero para tal fin, debía de actuar con mucho cuidado, y contar con alguien de su total confianza.

Don Enrique, convencido de la fidelidad de Macías, le comunicó sus intenciones y le encargó el delicado asunto.

Macias, totalmente escandalizado y temiendo por la vida de su amada, se negó en redondo. Pero el señor señor no cejó en su empeño, y contrató a seis sicarios, para que secuestraran a su esposa, a los pocos días aparecieron unas ropas ensangrentadas en el bosque, por lo que se confirmaba el asesinato de doña María, y empezaron a difundirse los rumores de los amoríos de María y Macías, para silenciar su secreto, don Enrique mando apresar al trovador, y encerrarlo en el castillo de Arjonilla, muy cerca de la ciudad de Jaén , propiedad del malvado marido. En dicho lugar estaba encerrada también doña María.

No tardaron los amantes en saber uno de otro, y a pesar de estar en celdas separadas, Macias seguía componiéndole trovas de amor a María, sus vidas eran tan precarias y tan dolorosas, que incluso los carceleros se apenaban de ellos.

Al cabo de algún tiempo, don Enrique se paso por el castillo de Arjonilla, para asegurarse de que los prisiones seguían allí, bien custodiados, y se enfureció al comprobar que a pesar de las penurias se seguían amando profundamente. Tal fue su furia, que el mismo entro en la celda de Macias y lo atravesó de un lanzazo.

Esta muerte llegó a afectar a Villena en su forma de ser, consiguió el maestrazgo, pero lo perdió al poco tiempo por culpa de sus rarezas, se dio al juego y a la bebida y perdió todo lo que poseía. El rey Juan II, viendo en que estado estaba, se compadeció de el y le dio el señorío de Iniesta.

Doña María regresó a sus posesiones en Cuenca, pero según la versión popular, se veía vagar a una mendiga por los muros del castillo, y la chiquillería le lanzaba piedras, otras veces entraba en la iglesia en la que estaba enterrado Macias y se postraba ante la lapida del sepulcro.

Un día apareció incito en la lápida:

“Aquí yace Macías en enamorado”

A la gente no le cabia la menor duda, esa mendiga era doña María, que vagaba arrastrando el dolor de la muerte de su amado, a la espera de poderse reunir definitivamente con el para la eternidad.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Origen de los vampiros

Esta leyenda de vampiros es de 125 A.C. originalmente estaba escrita en griego.
Las leyendas de vampiros se originaron de este a oeste en compañía de las caravanas a lo largo de la ruta de la seda por el Mediterráneo.
De allí se extendieron a Asia y luego a las tierras Eslavas y los Carpatos.
Los mitos estaban originalmente más estrechamente asociados con Irán, entonces emigraron alrededor del siglo VIII, a donde están ahora. Casi en cuanto llegaron, el proceso de cristianización empezó y las leyendas de vampiros sobrevivieron como mitos.
Más tarde los Gitanos emigraron desde norte hacia el oeste de la India (donde tienen varios mitos de vampiros ), ya allí sus mitos se mezclaron con los del pueblo Eslavo.
Los Gitanos llegaron a Transilvania brevemente antes de que Vlad Dracula naciera en 1431.
El vampiro aquí era el fantasma de una persona muerta, que en la mayoría de casos habían sido una bruja, mago etc.
Se tiene miedo a los vampiros, porque ellos matan personas pero al mismo tiempo se parecen a ellas. Pero hay ciertas cosas que los diferencian de un ser vivo, no puede proyectar ningún tipo de sombra ni se puede reflejar en ningún espejo. Además los vampiros pueden cambiar de forma, como por ejemplo la de un murciélago y eso lo hace sumamente difícil de capturar.
Al empezar un nuevo día los vampiros tienen que dormir en sus ataúdes por que los rayos del sol los matarían, pero por la noche despiertan sedientos de sangre.
La forma más común de nutrirse es volando por una ventana, en forma de murciélago y entonces morder a la víctima en el cuello y succionarle toda la sangre.
Los vampiros no pueden entrar a una casa sin ser invitados, pero en cuanto tienen el permiso, pueden entrar tan a menudo como ellos quieran.
El vampiro no es peligroso solo porque mata a las personas sino porque sus víctimas después de muertas se convierten en vampiros.
El lado mas fuerte de los vampiros es que son casi inmortales, sólo algunos ritos muy especiales poden matarlos tal como: poner una estaca en su corazón, cortar su cabeza o quemar su cuerpo.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Terror en la ruta

Generalmente el narrador comienza diciendo: “¿Te conté lo que le ocurrió a mi amigo? Bueno, de hecho fue a su primo…” Y continúa así: Un automovilista va conduciendo por una carretera, cuando ve a un hombre joven con el pulgar levantado. Al disminuir la velocidad para recogerlo queda consternado al ver que detrás de los arbustos o árboles de la carretera asoman dos o tres compañeros suyos.


Considerando quizá que están abusando de su generosidad, o tal vez alarmado ante la posibilidad de que se trate de una banda de ladrones, el conductor decide en el último momento no recogerlos. Los viajantes se encuentran ya bastante cerca del coche, pero el conductor pisa el acelerador a fondo y se aleja tan rápido como puede.

Los viajantes parecen enojados: gritan y chillan mientras el automovilista se aleja. Feliz de haber logrado escapar a tiempo, el conductor sigue su camino unos kilómetros sin detenerse. Después, al comprobar que el indicador de la gasolina se acerca al cero, se para en una estación de servicio.

Acto seguido observa que el operario de la estación de servicio, lívido como la cera, se aparta horrorizado del coche. El conductor baja para ver qué es lo que pasa, y queda paralizado de horror ante lo que ven sus ojos.

Atrapados en una de las manijas de la puerta hay cuatro dedos humanos

sábado, 24 de septiembre de 2011

La novia

Esta leyenda a recorrido muchos años espantando y empieza en el pueblo de Tiltepec Chiapas donde una mujer de nombre desconocido iba a casarse con un hombre también de nombre desconocido.
Eran muy felices en su noviazgo pero justo antes de casarse la mujer descubrió a su querido y amado en la cama con su mejor amiga. Entonces cogió un palo y los mató a los dos a puros golpes quien sabe como. Cuando llegó el dia de la boda, todos se burlaron de ella porque no tenia con quien casarse.

Ella se suicidó, pero una maldición cayó y los que se burlaron de ella murieron y serían atormentados para toda la eternidad.
Desde ese entonces en la iglesia del pueblo se oye desde las 9 de la noche hasta las 3 de la madrugada -¡vivan los novios!- y suenan las campanas aterrorizando a todos...
Si uno escucha el sonido de las campanas y sale a la calle es convertido en un espectro mas...

viernes, 16 de septiembre de 2011

La enfermera de la muerte

¿Se puede jugar a ser Dios? Seguro que sí, o por lo menos eso pensaba Genene Jones, que se sentía como una heroína cuando salvaba a los pobres bebés moribundos… con la salvedad de que ella misma les provocaba esa situación de muerte inminente y en pocas ocasiones lograba revertirla.
Mataba con inyecciones de productos letales, sobre todo digoxina, un medicamento para el corazón que alteraba el ritmo cardíaco de los niños o paraba el corazón.
En 1977 se convirtió en enfermera voluntaria y empezó a trabajar en el Bexar County Medical Center Hospital. El mismo año en el que Genene empezó a trabajar en este hospital, los responsables del centro notaron un alarmante aumento del número de muertes entre los niños. Los asesinatos parecían vinculados a Jones. A finales de 1981, como las muertes de niños no disminuína, los responsables del centro empezaron una serie de investigaciones. En ese momento descubrieron que la mayoría de las víctimas habían recibido inyecciones letales de digoxina.
En marzo de 1982, Genene se pasó a la medicina privada, a la Kerr Conty Clinic, abierta ese mismo año por una doctora que había trabajado con Jones, Kathleen Holland. Numerosas personas advirtieron a Halland contra Jones, pero la doctora creyó que la enfermera, a la que consideraba muy competente, había sido víctima de la estructura machista del hospital.
Como había ocurrido en el otro hospital, aumentó espectacularmente la mortalidad infantil, y Genene Jones volvió a convertirse en sospechosa.
El 26 de mayo de 1983 fue acusada de dos cargos de asesinato en primer grado, producidos al inyectar un potente relajante muscular. El 21 de noviembre fue acusada de asesinar a un niño de cuatro semanas inyectándole un anticoagulante que le produjo una severa hemorragia. Genene hacía enfermar a sus víctimas con el propósito no de matarlas, sino de convertirse en una heroína al salvarlas, lo que no siempre conseguía.
El 15 de mayo de 1984 fue condenada por asesinato a 99 años en prisión, el equivalente a cadena perpetua en Texas, por el asesinato de Chelsea Ann McClellan. Pese a ello, por buena conducta y una serie de viejas leyes del condado, es posible que salga de prisión en el 2017.
No pudo ser involucrada en los crímenes cometidos en el Bexar Conty Hospital porque en marzo de 1984 este centro se deshizo de toneladas de documentación que podrían haber probado su culpabilidad.
Se le atribuyen once víctimas, pero se sospecha que durante el periodo que ejerció de enfermera en el Bexar Conty Hospital pudo estar involucrada en las muertes de 46 bebés y niños.

jueves, 8 de septiembre de 2011

La Calchona

En la zona central de Chile aparece La Calchona (por mechuda o con pelo largo desordenado y sucio). Según el mito esta era una bruja, que en la noche se untaba ungüentos y podía transformarse en animales; su esposo e hijos eran previamente dormidos para evitar ser descubierta. Una noche olvidó sedarlos, y mientras se transformaba fue descubierta por los hijos; al irse al campo, transformada en oveja negra, sus hijos hicieron lo mismo y se transformaron en zorros; cuando desearon volver a ser humanos, no podían y con sus llantos despertaron al padre; este al comprende lo ocurrido buscó entre los muchos ungüentos hasta encontrar el correcto. Recuperados sus hijos, los agarró y se fue lejos al comprender que su mujer era una bruja. Cuando la bruja volvió no quedaba suficiente crema y sólo pudo recuperar su rostro y manos, quedando el resto de su cuerpo como oveja; no recuperó su capacidad para hablar, por lo que solo puede balar como una oveja. Por las noches, los campesinos sienten balar una oveja que vaga sola por los campos, ellos saben que es La Calchona; y le dejan un plato con comida y ya es totalmente inofensiva y está arrepentida de sus antiguos actos de brujería.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Los OVNIS de Hitler

Fue exactamente el 24 de Junio de 1947 a las 2 de la tarde cuando el experimentado piloto norteamericano Kenneth Arnold, miembro de la organización de seguimiento y rescate "Airafox", mientras volaba con su avioneta desde Chelalis a Yakima, en el estado de Whashinton, con la intención de encontrar un avión militar accidentado, avistó cerca del Monte Rainer una formación de extrañas aeronaves circulares que le parecieron "como platos deslizándose sobre el agua". Fue así como se acuñó el término "platillo volante". Kenneth calculó su velocidad en 2.400 km/h, una velocidad desconocida en 1947. Y precisamente fue en 1947 cuando los aliados lanzaron su fallida Operación Highjump contra las bases del Tercer Reich en la Antártida. También es en 1947 cuando se funda la CIA.

La Segunda Guerra Mundial terminó en 1945, y dos años después empezaron a sucederse sin interrupción hasta la actualidad avistamientos de Objetos Voladores No Identificados, llamados UFOs en inglés y alemán (Unknown Flight Object y Unbekanntes Flugobjekt, respectivamente), que hacen maniobras imposibles para los aviones convencionales, como cambiar su dirección de vuelo en ángulo recto o pasar del reposo a una velocidad exorbitada en un instante.

El Tercer Reich fue para Alemania una época de progreso en todos los campos: Alemania poseía los autos más rápidos, los aviones más veloces y de mayor autonomía de vuelo, la primera televisión (durante los Juegos Olímpicos de 1936), las mejores películas de entretenimiento, la industria farmacéutica más pionera, etc. Pronto volaron los primeros aviones a reacción (Me-262) y los primeros misiles de largo alcance (V2). Todo esto es conocido.

Mucho menos conocida es otra tecnología que, por razones obvias, los alemanes del Reich mantuvieron en secreto y sobre la que los aliados, una vez tuvieron noticia de ella, mantuvieron el más absoluto silencio. Basándose en la filosofía ocultista del Tercer Reich (sociedades Thule y Vril), científicos hitlerianos habrían conseguido avances cientícos (especialmente aeronáuticos y astronáuticos) de una magnitud inimaginable.

El conocimiento de misteriosos aviones circulares alemanes propulsados por motores anti-gravitacionales con el nombre en clave de “Vril” y “Haunebu”, que supuestamente fueron desarrollados no basándose en la técnica convencional, sino en una nueva técnica surgida de la filosofía ocultista NS, ha sido siempre negado por las fuerzas aliadas. Muchos podrán pensar que es imposible que los alemanes en tan corto espacio de tiempo desarrollaran tan fabulosa técnica, pero olvidan que no se basaron en los principios científicos clásicos, si no, como ya hemos apuntado, en la filosofía ocultista de las sociedades germánicas como Thule y Vril. Así por ejemplo, el científico alemán Viktor Schauberger era un convencido defensor de la "implosión en lugar de explosión". Rechazaba el motor de explosión, pues éste se basa en la destrucción (explosión), pero la Creación divina es siempre constructiva. Por lo tanto, una técnica basada en la destrucción es contraria a las leyes de Dios y puede denominarse como técnica satánica. En su lugar, proponía los motores de implosión. Éste es tan sólo un ejemplo de la filosofía de estos científicos. Gracias a la forma de pensar del Tercer Reich, los alemanes avanzaron en técnica en pocos años lo que los aliados no avanzarían en cien.

El 13 de Diciembre de 1944 el South Wales Argus publicaba un sorprendente artículo en el que se decía: «Los alemanes han fabricado un arma secreta coincidiendo con la estación navideña. El nuevo ingenio, que al parecer es un arma defensiva aérea, se parece a las bolas de cristal que adornan los árboles navideños. Se las ha visto suspendidas en el aire por territorio alemán, a veces solas, y otras en grupo; son de color plateado y parecen transparentes». Poco después, el 2 de Enero de 1945, era el Herald Tribune neoyorquino el que se expresaba en los siguientes términos:

«Parece que los nazis han proyectado una novedad en el cielo nocturno de Alemania. Se trata de los misteriosos y extraños globos foo-fighters que corren por las alas de los aparatos Beaufighters que sobrevuelan secretamente Alemania. Hace más de un mes que los pilotos, en sus vuelos nocturnos, se encuentran con esas armas fantásticas que, al parecer, nadie conoce.

¿Por qué Alemania, si disponía de esta tecnología, no ganó la guerra?

Una pregunta que se formulará todo el mundo. Las razones que los autores del hitlerismo esotérico apuntan son varias:

1.- El desarrollo de esa tecnología llegó demasiado tarde, más bien entre 1944 y 1945, y no se pudo llegar a emplear militarmente. Ciertamente disponían de esa tecnología, pero no se llegó a tiempo a la fabricación masiva.

2.- Los OVNIs de Hitler ciertamente eran muchísimo más veloces que cualquier avión existente, pero ésto no bastaba. Se mostraron, al menos en esa fecha, no aptos como aeronaves caza.

3.- Por alguna razón, los alemanes del Reich vieron la guerra materialmente perdida y decidieron replegarse, esperar un momento futuro en que la victoria del Reich fuese tan segura como contundente. Ese momento, está por llegar.

jueves, 25 de agosto de 2011

Aparecidos

Por allí iba aquel auto, una camioneta negra, desbaratada pero extrañamente no hacia ningún ruido. Su conductor era muy callado y en realidad no le daba miedo transitar por aquella carretera tan sola y que dicen que estaba tan llena de fantasmas y aparecidos. Todo aparentemente estaba bien, hasta que en medio de la carretera aparece una muchacha, muy sucia, con la ropa medio desgarrada y que a juzgar no se movería de donde estaba; el conductor tuvo que pisar el freno hasta el fondo para no atropellarla, ésta inmediatamente corrió para entrar dentro del auto, estaba llorando, se veía muy asustada, estaba pálida y con las ropas desgarradas, la muchacha le contó al conductor que ella y su pareja iban en su auto por estas carreteras, hace unas tres horas hasta que de repente algo apareció en el medio del camino, su novio piso el freno, pero fue inevitable que atropellaran a aquel individuo que había aparecido de repente, cuando su novio y ella misma bajaron del auto para ver lo que había sucedido se dieron cuenta que no había nadie allí, se quedaron pasmados del susto y suponiendo que era uno de esos casos de aparecidos corrieron hacia el auto para largarse de allí, pero en eso preciso momento algo toma por el cuello al novio de la muchacha y lo eleva hasta llevarlo hacia afueras del camino donde sólo quedaba un espeso monte, en ese preciso momento no se sabia lo que estaba pasando, entre los gritos de la muchacha y los gritos de ayuda de su novio no se supo que era lo que lo estaba tomando por el cuello, mas bien, parecía una sombra maligna o algo; la muchacha angustiada al máximo corrió detrás de su novio que era llevado hacia la espesura del monte mientras era ahorcado gradualmente.

La muchacha estaba llorando, ya el miedo se transformaba en algo desconocido, hasta que de tanto correr se encontraron misteriosamente en un cementerio, allí el novio de la muchacha desapareció en la oscuridad, la muchacha sufría un colapso nervioso y se dejó caer, en ese preciso momento se le apareció en frente algo parecido a aquel extraño individuo que vieron en el camino y le dijo que la mataría porque así debían sufrir todos, en la cara del aparecido se podía reflejar el dolor y el sufrimiento e incluso unas lágrimas vueltas piedra, entonces en ese preciso momento la aparición fantasmal comenzó a hacer daño a la muchacha, ésta desistió de buscar a su novio y corrió de regreso mientras era golpeada por aquel aparecido hasta que quedo en shock en medio del camino y en ese justo instante, llegó la camioneta.

El conductor al oír la historia ni se inmutó, ni si quiera expresó un "valgame" y eso fue todo, él le preguntó que donde quería que la llevara y ella le contestó llorando que hacia un hospital o algo.

En todo el trayecto ella lloró y él se le quedaba viendo, extrañamente pasaba su mano derecha cerca de ella pero la retiraba porque ella levantaba su cabeza de sus brazos donde lloraba desconsoladamente, llegaron a una comisaría, en esta ella de tanto desespero sufrió un colapso nervioso al llegar con los policías y se desmayo, la dejaron dormir en un cuarto por la noche mientras le preguntaban al sujeto que la había traído lo que había pasado.

Al amanecer toda la comisaría estaba en alboroto, ya que la chica trastornada no estaba, no se había podido haber escapado, ya que era vigilada desde afuera y no existía ninguna ventana en su cuarto lo suficientemente grande para salir, además ¿por que querría escaparse?, pero más sorprendente fue que al analizar los archivos encontraron que la descripción de esa muchacha señalaba que ella ya había muerto dos meses antes y sus restos fueron encontrados en la carretera.

El sujeto que la había traído no encajaba con ningún sistema de rastreo, su matrícula no constaba en los archivos policiales, sencillamente no existía. También ese sujeto desapareció en condiciones imposibles, misteriosamente los dos desaparecieron, sin saber porque, aun se siguen haciendo investigaciones en la comisaria.

miércoles, 17 de agosto de 2011

El bosque de los suicidios

Leyenda de terror acerca de un conductor que encuentra a una pareja pidiendo ayuda cerca de un bosque conocido por ser el lugar de numerosos suicidios.


Una noche un hombre iba atravesando por un bosque, donde había ocurrido muchos casos de suicidio. El bosque era tan enorme que apenas se encontraban los restos. El hombre iba en coche, y con un poco de miedo, ya que conocía la fama que tenía ese bosque.

"Dios mío, no me extraña que vengan aquí a suicidarse, esto está más perdido que... eh, ¿qué es eso?"

Notó que había algo en la carretera y cuando estaba ya cerca vio que era una pareja tendida en el suelo. La chica no se movía pero el chico estaba haciendo señal pidiendo ayuda.

El hombre se bajó del coche y le preguntó: "¿Qué os ocurre, en un sitio como aquí?"

"...Vinimos a suicidarnos... Nosotros queríamos casarnos, pero nuestros padres no nos permitieron por eso vinimos aquí, pero estoy arrepentido, por favor llévanos a algún hospital..."

El hombre llevó al coche a la chica que no se movía y le ayudó al chico a subir. Corrió todo lo que podía hasta llegar a un hospital más cercano mientras oía la voz del chico..."¿Está lejos el hospital?...Por favor dese prisa..."

El coche llegó al hospital. "¡¡Socorro, por favor, hay dos que están muy grave!!" El hombre explicó todo lo que había pasado mientras sacaban a los dos de su coche. Parecía que el chico había perdido el conocimiento.

El hombre tuvo que esperar un buen rato hasta que salió el médico que examinaba a los dos. "Doctor, ¿cómo están? ¿Se salvará la vida?"

"Siéntese... Vamos a ver, según lo que explicó los encontró en el bosque, ¿verdad?" "Sí" "¿Hace cuánto tiempo?"

"Hará.. como una hora o un poco más..." "Y dice que habló con el chico." "Sí, la chica no estaba consciente pero el chico me explicó lo que pasó y todo el camino me estaba diciendo que corriera, que me diera prisa."

"Es que... es muy extraño... Los he examinado y los dos están muertos por lo menos desde hace 5 horas..."


martes, 9 de agosto de 2011

Vlad Tepes

En el siglo XV, uno de los príncipes de Valaquia, provincia bajo la dominación turca, ubicada entre los Alpes de Transilvania y el Danubio, es conocido con el nombre de Vlad Dracul, este ultimo término significa dragón, el emblema del rey. Cuando su hijo Vlad IV, nacido en 1430, lo sucede a la edad de veinticinco años, recibe el título de Drácula, es decir, hijo del Dragón.

Desde su infancia, Vlad tepes es confrontando con la violencia. Ve a su padre asesinado y su hermano mayor enterrado vivo.
Fue educado como cristiano en Transilvania, pero su padre le dejo como rehén entre los turcos cuando solo tenia trece años, y de repente el joven Drácula se encontró rodeado de personas cuyo lenguaje y religión no comprendía. El padre y la madre de Drácula volvieron a casa dejando abandonado al chico en Turquía, y el sultan le retuvo allí como una especie de seguro humano que le garantizaba que el padre de Drácula no le atacaría. El joven Drácula fue enviado en barco hasta el castillo de Egrigoz, una fortaleza que se encontraba a gran altura en las inaccesibles montañas del Asia Menor. Drácula estuvo prisionero hallo desde 1444 hasta 1448, cuando le llego la horrible noticia de que su padre había violado la promesa hecha al sultán y había declarado la guerra a los turcos ... siendo plenamente consiente de que obrando así ponía en peligro la vida de su hijo. El padre llego al extremo de hablar de ello en una carta dirigida a varios pueblos y ciudades de Transilvania. Esta terrible traición debió enseñar a Drácula que la vida no vale gran cosa. Por suerte -pero no gracias a su padre -, el sultán decidió no replicar matando a Drácula, y siguió utilizándolo como peón en sus planes y negociaciones diplomáticas. Vlad Drácula acabó consiguiendo hacerse con el poder en el sur de Rumania gracias al apoyo de los turcos.

Vlad Tepes a pesar de sus sombría personalidad, es aún considerado por muchos rumanos como héroe nacional por haber intentado liberar las provincias rumanas de Valaquia, Moldavia y Transilvania del demonio de invasor turco. El es uno de los jefes guerreros mas temido por las tropas de ocupación del sultán Mehmed el Conquistador. Sin embargo, en 1462, es vencido y debe refugiace en Hungría, donde es nuevamente tomado prisionero por razones políticas hasta 1473.

Drácula no quería alrededor ningún heredero en potencia que pudiera desafiar su poder absoluto. En una ocasión en que estaba de muy mal humor, su amante cometió la imprudencia de creer que podría animarle diciéndole que estaba embarazada porque daba por sentado que Drácula se alegraria de oír esa buena noticia.
Drácula no se alegro < No puede ser > le dijo, y tomo un cuchillo y la abrió en canal para que < todo el mundo pudiera ver donde se encontraba su fruto >. Drácula utilizó todo tipo de procedimientos para eliminar a cualquier joven rival al trono: el padre de Drácula había sido ilegitimo y consiguió reinar, por lo que Drácula procuró librarse de tanto hijos legítimos como ilegítimos.

El empalamiento en una estaca de madera o hierro, es su método favorito para desacerce de los prisioneros turcos o de sus opositores -de ahí si sobrenombre. En el siglo XV, su crueldad es conocida y grabado alemán de 1499 lo muestra festejando en medio de los cadáveres empalados. Se estima entre 50.000 y 100.000 el numero de sus víctimas empaladas, quemadas o incluso desolladas vivas durante su corto reinado de una decena de años. Como sutil refinamiento el príncipe a menudo manda engrasar o arromar la punta de las estacas para prolongar la agonía de sus ejecutados.
Su sadismo no conoce limites: crónicas locales cuentan que para castigar a unos emisarios turcos que no se descubrieron en su presencia, ordena que se les clave fez en el cráneo. En otra ocasión, manda reunir a una gran cantidad de pobres y minusvalidos en una amplia sala cerrada bajo el pretexto de invitarlos a un banquete y ordena prenderle fuego. Un día Vlad le pregunta a un amigo que piensa del Bosque, en el cual se encontraban un sin fin de personas empaladas.
Y el amigo responde : "Pues, huele un tanto mal..." Entonces Vlad lo empaló y le pregunto : "¿estando ahí arriba lo hace oler mejor?".
Empalaba generalmente a los infieles y mujeres promiscuas, Vlad no solo empalaba personas también los mataba cortando sus órganos sexuales o desollándolos vivos y después exponiéndolos en público.
Vlad disfrutaba las ejecuciones en masa. En otra ocasión, Vlad mandó poner una mesa, con un banquete delante de sus víctimas empaladas, para disfrutar de una lenta cena en medio de ese paisaje de agonía y muerte.
Tras haber invadido la provincia de Cinibio, incendio muchisimos pueblos muy habitados y, con este talante, arrastro hasta Valaquia a muchos hombres
encadenados, a los que hizo empalar.
Algunos mercaderes, que se sentían atraídos por la promesa de recibir protección por parte del estado, fueron despojados de todos sus bienes y asesinados mientras atravesaban Valaquia cargados de mercancías preciosas.
Ordeno que le llevaran desde Vurcia a 400 niños parar enseñarles la lengua de Valaquia; en lugar de eso, los hizo encerrar en un horno para ser quemados .
Hizo que asesinaran a los hombres mas nobles de su estirpe y a todos sus parientes cercanos, junto con sus mujeres e hijos. Hizo enterrar a algunos
de sus servidores hasta el ombligo y los atravesó con sus flechas; a muchos otros los desolló.

Capturó en batalla a un cierto Daym, hijo de otro Daym voi-voda; mientras estaba todavía vivo y consciente, le hizo construir una tumba y ordenó a los
sacerdotes que celebraran sus exequias; una vez éstas se hubieron llevado a término, cortó la cabeza al prisionero. Cincuenta y tres embajadores que habían sido invitados por los transilvanos fueron arrojados a prisión y, tras haber invadido sus tierras, aprovechando la circunstancia de que no podían tener ninguna actitud hostil, lo arrasó todo a hierro y fuego. Hizo empalar a Ceilino, jefe de sus tropas, porque no había sabido satisfacer su monstruosidad.

Hizo empalar hombres de Vurcia, que habían caído en sus manos mientras se dirigían a otra provincia. A un cierto Zegano, que rechazó colgar con sus propias manos a un ladrón que había sido hecho prisionero, lo hizo cocer en una gran caldera y lo dio a comer a sus conciudadanos. Llegó a arrancar del seno de sus madres a bebés que estaban mamando para estrellarlos contra una roca ante ellas. Llegado a la provincia de Transilvania, convocó a todos los valacos que allí habitaban, ofreciéndoles su amistad; una vez los tuvo reunidos, lanzó a los soldados contra ellos y los exterminó; luego, incendió sus poblados. Se dice que con estos métodos mató a más de 30.000 personas.

En el año 1462, el emperador de los turcos, a cuyo poder estaba sometido, le pidió un tributo. Él respondió que iría personalmente hasta Adrianópolis para llevárselo, luego pidió una carta que mostrar a los prefectos del lugar para poder viajar, mató a los prefectos turcos que fueron a su encuentro y, tras realizar verdaderas masacres en las poblaciones que encontraba a su paso, mató a más de 25.000 personas de ambos sexos, entre las que perecieron incluso algunas bellísimas vírgenes, si bien habían sido pedidas como esposas por los valacos. Llevó hasta Valaquia a un gran número de prisioneros, algunos de los cuales fueron desollados, otros fueron asados sobre el fuego atravesados por varas de hierro y otros fueron hechos en aceite hirviendo; los restantes fueron empalados; el campo en el que sucedieron estos hechos parecía una selva de palos. L. J Tras haber cometido tales fechorías, fue por fin capturado por Matías, rey de Hungría, el mismo invierno en el que el papa Pío volvió a Roma procedente de Todi. [...]

Durante una batalla con los turcos que tubo lugar a finales de 1476, Drácula de puso el uniforme de un soldado turco para poder inspeccionar mejor el campo de batalla. Se encontró con unos cuantos soldados suyos, y se supone que no lo reconocieron a causa del disfraz de turco y le dispararon flechas. Drácula mato a cinco o seis soldado con su lanza, pero la inferioridad numérica era abrumadora: los soldados dispararon mas flechas y le mataron. Después le cortaron la cabeza y se la entregaron a los turcos como trofeo de victoria porque los soldados turcos seguían teniendo un miedo terrible al hombre a quien llamaban el < Príncipe Empalador >. El sultán exhibió la cabeza de Drácula en las murallas del castillo Topkapi de Estambul.


domingo, 31 de julio de 2011

La Leyenda de la Novia sin Cabeza

¿Quién se atrevería a desafiar el frío que se apodera de las calles potosinas en las noches de invierno? Las bajas temperaturas recluyen a las personas en sus viviendas mientras el "chirihuayrita" se pasea impune por callejuelas y recovecos. De cuando en cuando, el viento aumenta su velocidad y agita los faroles coloniales que se mecen entre chirridos mientras algún cable de electricidad chisporrotea más allá, sumándose al concierto nocturno.

En el barrio minero de San Benito, los chispazos del deficiente tendido eléctrico son como relámpagos que iluminan ocasionalmente las callejas que no tienen alumbrado público. Cuando la portera de la escuela Cleto Loayza dejó su cuartucho y se dirigió hasta los baños, un lejano chisporroteo la detuvo provocándole un estremecimiento que nada tenía que ver con el frío.

—¡Este "chirihuayrita"!- dijo maldiciendo al viento frío de la puna- aurita lo va a hacer cortar la luz.

Fue entonces cuando vio el reflejo en la ventana.

Ella estaba ahí, inmóvil, quieta pese a la insistencia del viento y nítida en su manchada blancura.

—Es la novia —reconoció la portera— ¡es la novia! Y su alarido de terror se sumó al frío concierto de las noches potosinas.

II Amor de lejos...

María y Rufino no podían ser felices. Hacia 1983, la sequía había castigado duramente a Potosí y lo que menos había era trabajo.

—Tendré que irme a la Argentina —dijo él una mañana— allí voy a encontrar trabajo y te voy a mandar plata.

A ella no le gustó nada la idea pero sabía que no había más remedio. Aunque aún no tenían hijos, la falta de dinero era tan desesperante que, en ocasiones, pasaban hasta tres días sin probar bocado.

La despedida fue cruel. Entre besos y lágrimas, los jóvenes esposos reiteraron sus promesas de amor eterno y, finalmente, se separaron. Pero la separación no fue tan dura como la ausencia. Mirando las cañahuecas del techo, María se acostumbró a contar las horas en sus largas noches de soledad.

Las horas eran largas, los días tediosos, las semanas dolorosas y los meses parecían infinitos. Del ausente no había noticias. Ni una carta...ni un centavo.

III ...Amor de tontos

Gustavo insistía demasiado.

—Cásate conmigo —le había dicho varias veces— yo te amo y nunca te abandonaré.

La insistencia del hombre comenzó a tornarse en obsesión. Gustavo la seguía a todas partes y, cuando María se encerraba en su cuartucho, luego de darle con la puerta en las narices, él seguía proclamando su amor desde la ventana.

Poco a poco, la idea dejó de parecerle descabellada. Después de todo, no tenía dinero y Gustavo le ofrecía la seguridad que ella jamás conoció.

La seriedad de su propuesta llevó a la pobre mujer hasta la sala de una casa donde se fijó la fecha de la boda.

—Tiene que ser una fiesta sonada —dijo la madre de Gustavo— contrataremos el salón del Unificada y la misa será en la Catedral.

El enamorado pretendiente conocía muy bien la situación de María, pero ambos convinieron en guardar el secreto con el convencimiento de que, por el silencio demostrado, Rufino ya había cambiado de vida en la Argentina.

IV Bodas de sangre

Cuando vio la Basílica llena de gente, María terminó de convencerse cuán sola estaba en el mundo.

Casi todos los participantes en la ceremonia eran parientes o amistades de Gustavo. Salvo una o dos amigas, ella no tenía a nadie más.

La sensación de soledad le acompañó durante toda la misa. Parecía casi atontada cuando respondió "sí, quiero" al sacerdote. Ni siquiera el tañido de las campanas consiguió sacarla de su ensimismamiento.

Sólo reaccionó cuando, al salir del templo del brazo de su nuevo esposo, vio a Rufino ahí, al pie de la escalinata.

Se quedó muda, inmóvil y asustada y no dijo nada cuando su primer marido se le aproximó con una serenidad asombrosa.

—Felicidades —le dijo secamente mientras le abrazaba—. Parece que encontraste la solución a tus problemas.

Y entonces sucedió.

Nadie pudo hacer nada cuando el sol se reflejó en la hoja de un puñal que Rufino levantó tan alto como pudo.

El griterío de los invitados apagó el alarido que María debió proferir cuando el puñal se enterró en su pecho, tiñendo de sangre su vestido blanco.

—¡Desgraciado!, ¡desgraciado! —maldecía Gustavo mientras golpeaba al homicida que no hizo nada para defenderse—. Tú te habías ido... te habías perdido.

Rufino fue a parar a la cárcel pero su puñalada fue certera. La vida de María terminó y sus sueños se secaron como la sangre que manchó las escalinatas de la Catedral potosina.

V La partida

La desventurada novia fue sepultada provisionalmente en un nicho cualquiera ya que nadie reclamó sus restos.

En medio de un escándalo que alimentó los noticiosos durante días, Gustavo prefirió marcharse de Potosí en busca de algún remedio para sus penas.

Y mientras la gente comenzaba a olvidar el suceso, el administrador del cementerio sentía crecer su preocupación por el destino del cadáver.

—Sáquenla —ordenó un día— que esté en el crematorio y, si nadie lo reclama, incineren el cadáver.

Los despojos de la novia estuvieron a la vista de todos los que, como el que escribe estas líneas, se asomaban hasta la chimenea del viejo crematorio para satisfacer su morbosa curiosidad.

Vestida de blanco y con los brazos cruzados, la novia parecía mirar desde el fondo de sus cuencas, mientras el "bouquet" no alcanzaba a cubrir el rojizo hoyo en el pecho. Durante algún tiempo, nadie más habló de la novia hasta que el administrador del cementerio elevó un reporte oral: —El cadáver ha desaparecido. No sabemos dónde está.

VI Astuto recurso

El rumor crecía como el miedo de los supersticiosos.

—La novia está penando —decían con toda la seriedad del mundo—, aparece por las noches para pedir perdón por sus pecados.

Los testimonios eran numerosos y las más afectadas eran las tenderas. —Apareció anoche en mi tienda —dijo llorando una de ellas— le he visto clarito...era una calavera...era la novia. Las versiones eran tantas que la policía decidió reforzar su labor de vigilancia y, finalmente, presentó públicamente sus resultados.

Un grupo de antisociales se había aprovechado de la historia de María para cometer sus fechorías impunemente.

Uno de ellos se vestía de novia y, usando una máscara de calavera, asustaba a las vendedoras mientras sus cómplices se dedicaban a desvalijar la tienda. El informe policial tuvo la virtud de silenciar la leyenda...por lo menos por unos años.

VII El reflejo

—¡La novia aparece cada noche en la escuela Cleto Loayza! La noticia hizo que todos pierdan el respeto al frío.

Cada noche, grandes cantidades de personas se aglomeraban frente al ventanal para mirar con asombro la imagen de la novia que, esta vez, aparecía sin cabeza. Una vez más, la policía tuvo que intervenir.

—No hay nada de qué alarmarse —declaró el comandante—, es sólo el reflejo de la cruz del Cerro Pary Orcko, cuyas luces se encienden por las noches.

Pero la gente no creía el desmentido y continuaba acudiendo hasta la escuela para observar el prodigio.

Aunque los incrédulos también abundaban, la mayoría de la gente creía que la novia había vuelto, casi al terminar el siglo, para llorar sus penas.

Y quizás las cosas hubieran seguido así si es que el propio gentío no provococaba que el vidrio se rompa y la imagen desaparezca.

VIII Epílogo

Catorce años después del público asesinato, las cosas han vuelto a la calma en Potosí. Nadie más acude a la escuela Cleto Loayza, del barrio minero de San Benito, para ver la imagen de la novia en el ventanal. La supuesta aparición motivó que la trágica muerte de María retorne a las páginas de los periódicos y a los noticiosos de radio y televisión. Y mientras todos recuerdan la historia de la novia, los menos ratifican que Potosí es, aún hoy en día, una ciudad de tradiciones y leyendas que circulan por sus calles coloniales acompañando al inclemente "chirihuayrita".

lunes, 25 de julio de 2011

Verónica

Carolina y Verónica eran dos jóvenes novicias de un convento, el cual, actualmente, es un colegio de Primaria y Secundaria.
Estas jóvenes habían sido amigas desde la infancia y juntas habían decidido convertirse en religiosas. Durante el último año de sus estudios se celebró en el convento una pequeña convivencia religiosa en la que participaron las otras congregaciones de la comarca. De una de ellas procedía un joven que había sido criado por los monjes debido a que su madre lo abandonó, este joven era bastante atractivo y Carolina se enamoró de él a pesar de sus votos. Por otro lado Verónica también se enamoró de él, pero lo mantuvo en secreto hasta que una noche Carolina fue a buscarla y la encontró en la habitación del joven acostándose con él. Carolina salió corriendo de la habitación gritando sin darle tiempo a Verónica de explicar que había renunciado a la vida religiosa y había decidido casarse con el joven. Al ver que era imposible que Carolina atendiera a razones decidió acostarse y que ya hablaría con ella por la mañana. Pero esa mañana nunca llegaría para ella.

Por la noche Carolina cogió las tijeras que usaban en los talleres de costura, las cuales estaban atadas a un lazo rojo para poderse colgar del cuello y así no perderlas. Esta se dirigió sigilosamente hacia el cuarto donde se hallaba Verónica durmiendo, se acercó a la cama, levantó las tijeras abiertas y se las clavó a Verónica en el pecho al mismo tiempo que esta gritaba su nombre. Asustada por lo que había hecho, Carolina cogió el cuerpo de Verónica y lo enterró en el huerto del convento con las tijeras todavía clavadas en el pecho.
Al año siguiente Carolina seguía estudiando en el convento y todo el mundo creía que Verónica se había fugado con aquel joven del que se había enamorado, pero la noche en la que se celebraba el aniversario de la muerte de Verónica, Carolina comenzó a escuchar un ruido de pasos en el corredor que se dirigían a su habitación, de repente la puerta se abrió y Carolina fue incapaz de abrir los ojos hasta que un escalofrío recorrió su cuerpo estremeciéndola de miedo que le hizo abrirlos y observó el cuerpo putrefacto de su amiga la cual sujetaba en las manos las tijeras con el lazo rojo. En cuestión de segundos Verónica clavó las tijeras en el corazón de su amiga dándole muerte.

Al día siguiente las hermanas de la orden hallaron sobre la cama de Carolina las tijeras con el lazo rojo y una pequeña Biblia en cuyas tapas Carolina relataba lo sucedido una noche hacía ya un año cuando por celos había matado a su mejor amiga.
Se dice que el espíritu de Verónica todavía vaga buscando venganza y que para invocarla es necesario una tabla de ouija, una Biblia abierta por la mitad y unas tijeras abiertas rodeadas por un lazo rojo, pero esto es muy peligroso de hacer, ya que si aparece Verónica y encuentra a alguien en la reunión con los mismos sentimientos de celos y odio que su amiga Carolina, le clavará las tijeras en el corazón.

Si te pones delante de un espejo de noche y a oscuras en un cuarto de baño con tres velas encendidas, e invocas a Verónica diciendo su nombre tres veces durante tres veces (una por cada vela) aparece reflejado en el espejo la fecha de tu muerte en el vaho producido por las velas segun cuentan las leyendas de terror.

sábado, 16 de julio de 2011

Mañana traeré más

En 1947, en una Berlín en ruinas, una joven se encuentra con un ciego errante en la calle que le pide llevar una carta a una dirección. Caritativamente, ella acepta y toma el camino de la dirección indicada. Pero al hacerlo ve como el ciego huye corriendo, sin vacilación alguna, y que desaparece girando rápidamente por la primera esquina. La chica no entiende nada... Encontrando este comportamiento sospechoso, la joven va a contar lo sucedido a la policía.

La policía escucha lo sucedido y decide ir a la dirección a la que supuestamente debía entregar la carta, acompañados de la chica. Una vez allí, descubren con horror que en esa vivienda se encuentran dos hombres y a una mujer muertos, además de una gran cantidad de carne (la carne en aquella época era muy valiosa, ya que estaban arruinados). Pero para sorpresa de la policía la carne no era de animal, sino que era... carne humana. Y el texto de la carta que la joven debía entregar decía lo siguiente: "Carne de la mejor calidad para la población. Mañana les traeré más."

jueves, 7 de julio de 2011

No solo los perros lamen

La niña pequeña sintió mucho miedo, pero su hermana la tranquilizó, diciéndole que no se preocupara, que nadie podría entrar sin que su perro se diera cuenta, y si el perro oía algún ruido ladraría, entonces ellas llamarían a la policía.
Las niñas se acostaron intranquilas, pero tras un largo rato cayeron dormidas.
En mitad de la noche la niña se despertó y sintió miedo, entonces metió la mano debajo de la cama, donde dormía su perro, para que éste la lamiera y así fue. Entonces la niña se quedó tranquila, pero empezó a oír un ruido extraño.

Parecía un goteo. La niña se levantó para ver de dónde salía el ruido y al llegar al baño se encontró a su perro ahorcado, y junto al perro una nota que decía: No sólo los perros lamen. La niña se desmayó y cayó al suelo.
Cuando llegaron sus padres, se encontraron al perro ahorcado, a su hija pequeña desmayada en el suelo y a su niña mayor muerta en la cama.
Cuando la niña despertó, estaba totalmente traumatizada y jamás volvió a pronunciar una palabra

jueves, 30 de junio de 2011

La leyenda de Parella

Todas las ciudades, o casi todas, poseen leyendas propias que les ceden un cierto aire de encantamiento a las mismas y alimentan las tradiciones propias de cada sitio. Más aún ocurre con las ciudades costeras e islas sobre todo de Europa debido a la carga histórica que suelen tener en ellas.


Menorca, isla de leyendas
Menorca no es ajena a estas leyendas y tiene una que personalmente es una de las que más me agrada escuchar cada vez que puedo. Siempre me ha sorprendido y es de mis preferidas. Por ello es que compartiré con quien no la conozca, la leyenda de Parella, una ciudad encantada en la isla de Menorca.

Según la tradición, el día de San Juan hacia Poniente, se puede divisar en el mar una ciudad que asoma por allí aunque jamás queda visible del todo. Se trata de la ciudad encantada de Parella, que según la historia, fue sumergida tras un encantamiento producido por una ciudad rival que en un ataque de celos, provocó su desaparición.


La misma leyenda también dice que existen dos formas de que obtenga la redención. Una, que siete Juanas se encuentren en la costa con siete Juanes (obviamente, sin estar de acuerdo entre sí) y la segunda, si una persona de noble corazón ingresa en ella tres veces consecutivas.

La leyenda nos menciona que una vez esta segunda opción casi sucede, debido a que un joven logró ingresar dos veces en Parella. ¿El motivo? El amo de este joven, le envió para afilar un arado a la Ciutadella, pero al volver lo hizo con uno de plata.

Sorprendido, le envió nuevamente con una guadaña de hierro, regresando con una de oro. Su amo sorprendido le envía con el arado más grande que poseía pero esta vez, comienza a seguirle, observando que no toma el camino a Ciutadella, sino que va hacia Cala Blanca pero al llegar exclama “Ciutadella ha desaparecido“.

Allí, su amo recordó la leyenda de Parella y comprendió que sucedía pero el joven no pudo ingresar por tercera vez pues la avaricia de su amo le impidió lograrlo.

viernes, 17 de junio de 2011

El puente del Clérigo

Allá por el año de 1649 en que ocurre esta verídica historia que los años trasformaron en macabra leyenda, el sitio en que tuvieron lugar estos hechos consignados en las antiguas crónicas eran simplemente unos llanos en los que se levantaban unas cuantas casucas formando parte de la antigua parcialidad de Santiago Tlatelolco; sin embargo cruzando apenas la acequia llamada de Texontlali, cuyas aguas zarcas iban a desembocar a la laguna (junto al mercado de La Lagunilla siglos después), había unas casas de muy buena factura en una de las cuales y cruzando el puente que sobre la dicha acequia existía fabricado de mampostería con un arco de medio punto y alta balaustrada, vivía un religioso llamado don Juan de Nava, que oficiaba en el templo de Santa Catarina. Este sacerdote tenía una sobrina a su cuidado, muy linda, muy de buen ver y en edad en que se sueña con un marido, llamada doña Margarita Jáuregui.

El tercer personaje de esta increíble, pero verídica historia que aparece a fojas 231 de las memorias de Fray Marcos López y Rueda, que fuera obispo de Yucatán y Virrey provisional de la Nueva España, lo fue un caballero y portugués de muy buena presencia y malas maneras llamado don Duarte de Zarraza.

Por decirse de familia ilustre el galán portugués asistía a los saraos y fiestas virreinales y como doña Margarita Jáuregui, por haber sido hija de afortunado caballero también tenía acceso a los salones palaciegos, cierta vez se conocieron en una de esas fiestas.

Conocer a tan hermosa dama y comenzar a enamorarla fue todo uno para el enamoradizo portugués, que indagó y fue hasta la casa del fraile situada al cruzar el puente de la acequia antes mencionada. Sus requiebros, su presencia frecuente, sus regalos y sus cartas encendidas pronto inflamaron el pecho de doña Margarita Jáuregui que estaba en el mero punto de edad para el casorio, por lo que pronto accedió a los requerimientos amorosos del portugués.

Pero don Fray Juan de Nava también indagó muchas cosas de don Duarte de Zarraza y supo que allá en su tierra además de haber dejado muchas deudas, también abandonó a dos mujeres con sus respectivos vástagos, que aquí en la capital de la Nueva España llevaba una vida disipada y silenciosa y que vivía en la casa gaya y se exhibía con las descocadas barraganas. Además tenía varias queridas en encontrados rumbos de la ciudad y andaba en amoríos con diez doncellas.

Por todos estos motivos, el cura Juan de Nava prohibió terminantemente a su sobrina que aceptara los amores del porfiado portugués, pero ni doña Margarita ni don Duarte hicieron caso de las advertencias del clérigo y continuaron con sus amoríos a espaldas del ensotanado tío.

Dos veces el cura Juan de Nava habló con el llamado Duarte de Zarraza ya en tono violento prohibiéndole que se acercara tan solo a su casa o al puente de la acequia de Tezontlali, pero en contestación recibió una blasfemia, burlas y altanería de parte del de Portugal.

Y tanto se opuso el sacerdote a esos amores y tantas veces reprendió a la sobrina y a Zarraza, que este decidió quitar del medio al clérigo, porque según dijo, nadie podía oponerse a sus deseos.

Siguiendo al pie de la letra añejas y desleídas crónicas, sabemos que el perverso portugués decidió matar al clérigo precisamente el 3 de abril de ese año de 1649 y al efecto se fue a decirle a doña Margarita Jáuregui, que ya que su tío-tutor no los dejaría casarse, deberían huir para desposarse en La Puebla de los Angeles. La bella mujer convino en seguir al galán burlando la voluntad del cura.

El día señalado estaba conversando por la ventana de la casa a eso de la caída de la tarde, cuando Duarte de Zarraza vio venir al cura, acercarse al puente sobre la acequia de Texontlali y sin decirle nada a Margarita, se alejó del balcón y corrió hacia el puente.

No se sabe lo que dijeron, mejor dicho discutieron clérigo y portugués, pero de pronto, Duarte de Zarraza sacó un puñal en cuyo pomo aparecía grabado el escudo de su casa portuguesa y clavó de un golpe furioso en el cráneo al cura

El cura cayó herido de muerte y el portugués lo arrastró unos cuantos pasos y lo arrojó a las aguas lodosas de la acequia por encima de la balaustrada del puente.

Como era de muchos conocida la oposición del clérigo a sus amoríos con Margarita su sobrina, Duarte de Zarraza decidió ocultarse primero y después huir a Veracruz, en donde permaneció cerca de un año.

Pasado ese tiempo, el portugués regresó a la capital de la Nueva españa y decidió ir a ver a Margarita Jáuregui, para pedirle que huyera con él, ya que estaba muerto el cura su tío.

Esperó la noche y se encaminó hacia el rumbo norte, por el lado de Tlatelolco...

Llegó al puente de la acequia, pero no pudo pasarlo, de hecho jamás llegó a cruzarlo vivo. Al día siguiente viandantes mañaneros lo descubrieron muerto, horriblemente desfigurado el rostro por una mueca de espanto, como espanto sufrieron los descubridores, ya que don Duarte de Zarraza yacía estrangulado por un horrible esqueleto cubierto por una sotana hecha jirones, manchada de limo, de lodo y agua pestilente. Las manos descarnadas de aquél muerto, en el cual se identificó en el acto al clérigo don Juan de Nava, estaban pegadas al cuello de Zarraza, mientras brillaba a los primeros rayos del sol de la mañana, la hoja de un puñal que estaba hendiendo su mondo cráneo y en cuyo pomo aparecía el escudo de la casa de Zarraza.

No había duda, el clérigo había salido de su tumba pantanosa en la que permaneció todo el tiempo que el portugués estuvo ausente y al volver a la ciudad emergió para vengarse.

Esto dicen las crónicas, esto contó años más tarde la leyenda y por eso, al puente sin nombre y a la calle que se formó andando el tiempo, se le conoció por muchos años, como la calle del Puente del Clérigo, hoy conocida por 7a., y 8a., de Allende dando como referencia el antiguo callejón del Carrizo

jueves, 9 de junio de 2011

La niña de las uñas de sangre

Esto era una niña, (la llamaremos Lidia) llamada lidia, era una niña pequeña que deambulaba por su pueblo en busca de una muñeca, entró en un anticuario y vio a una muñeca con las uñas muy largas y pintadas de rojo, la niña se la compro, el anticuario le dijo que tuviera mucho cuidado con esa muñeca, que estaba poseida por el mismisimo diablo, la niña,ajena a la advertencia se fue a su casa muy contenta. Era de noche cuando Lidia se despertó y oyó He matado a dos solo quedan 8. La niña, pensando que solo era un sueño se volvió a dormir, a la mañana siguiente vió a su muñeca que le faltaban dos uñas, y a sus padres degollados. La niña asustada arrojó la muñeca al río y se fue a casa de sus abuelos. Era de noche y Lidia volvió a escuchar la voz, pero esta vez decía: He matado a 3 solo quedan 5. La niña asustada fué a la habitación de sus abuelos y los vio degollados y a su perro también, y a los pies de la cama vio a la muñeca con una mano sin uñas. La niña volvió a tirar la muñeca al río y fué a casa de una amiga, Lidia estaba ya loca, por que pensaba que la culpa la tenía ella por haber comprado la muñeca, su amiga Sonia, la tranquilizó y se durmieron, pero Lidia no podía y volvió a oir lo mismo: He matado a dos solo quedan 3. La niña asustada y sabiendo lo que iba a volver a ver intentó huir pero no pudo, algo lo impedía y es que tenía la muñeca agarrada al tobillo derecho, asustada, ató una enorme piedra a la muñeca y la tiró al lago y se fue a casa de sus tíos, por la noche y despierta oyó: He matado a dos solo quedas TÚ. Algo se movió en la ventana, Lidia giró el cuello para ver que era y no había nada, cuando se giró vió la muñeca llena de sangre y le clavó la última uña en la sien, acabando con su vida.

martes, 31 de mayo de 2011

Tsuru no Ongaeshi

Hace mucho, mucho tiempo, en algún lugar vivía una pareja de ancianos muy pobre.

Un día el anciano oyó el grito de una grulla que había caído en una trampa.

El anciano se compadeció al verla y decidió soltarla.

Esa noche le contó a su mujer sobre lo ocurrido y ella le dijo: “Hiciste bien. Yo también estoy contenta”, y los dos se pusieron alegres.

En ese momento, alguien llamó a la puerta: “toc toc…”, el anciano salió y encontró a una chica muy bonita que dijo: “Me desorienté en el camino, ¿Podría quedarme en su casa esta noche?”.

Los ancianos que eran muy amables no dudaron en invitarla a dormir.

Esa noche los tres conversaron y ella les contó que no tenía casa a donde ir ni familia con quien estar. Los ancianos le propusieron: “¡Queremos que seas nuestra hija!”

Ella se puso muy contenta. Al rato los tres se fueron a descansar.

Al día siguiente, la chica se levantó muy temprano para preparar el desayuno, pero no había ni arroz ni miso.

En ese momento, la chica divisó un telar en una habitación contigua y en unos instantes se empezó a oir el sonido del telar mecánico.

Cuando los ancianos se despertaron, la chica les entregó una pieza de tela bellísima diciéndoles: “vendan esta tela y compren lo necesario para vivir”. Ellos se sorprendieron y estuvieron muy contentos.

El anciano recibió mucho dinero a cambio de la pieza de tela, ya que ésta era muy bonita, y compró lo necesario para vivir además de un peine muy bonito para la chica.

Esa noche los tres estaban muy contentos y se quedaron conversando hasta muy tarde. En eso el abuelo dijo: “Ya vamos a dormir”, pero la chica contestó: “Yo voy a continuar trabajando un poco más”. Los ancianos se sorprendieron y le dijeron: “¡No! hoy ya no trabajes! es mejor que descanses”. La chica contestó: “Quiero hacer más piezas de tela para ustedes pero quisiera pedirles un favor, no entren a la habitación cuando esté trabajando.”. El anciano preguntó sorprendido: “¿Cómo? ¿No podemos verte trabajar?”. La chica contestó: “No, por favor, quiero que me prometan que no lo harán.”

Los ancianos no entendían la razón por la cual la chica les pedía eso pero asintieron con la cabeza.

La chica tejía cada noche una pieza de tela que se vendían como “pan caliente”, pero cada día se ponía más delgada y no tenía ánimo.

El anciano le decía: “¡Tienes que descansar, no trabajes demasiado!”, pero la chica respondía: “Voy a seguir trabajando sólo un poco más” y entraba en la habitación.

Los ancianos no podían dormir pensando en la salud de la chica.


Una noche, el anciano no pudo contenerse y dijo: “Voy a verla”, la anciana replicó: “Tenemos que cumplir con nuestra promesa”. El anciano, haciendo caso omiso a su mujer, se dirigió a la habitación en donde se encontraba trabajando la chica. Miró a través de la puerta que estaba entreabierta y para su sorpresa divisó a una grulla trabajando en el lugar. La grulla utilizaba su pico para quitarse plumas, las cuales las utilizaba para decorar las hermosas piezas de tela que hacía. Esta advirtió que estaba siendo observada y se disfrazó nuevamente de mujer.

La chica abrió la puerta y se dirigió al anciano: “Yo soy aquella grulla que salvó de la trampa. Por salvarme la vida quise devolverle el favor y para ello se me dió la oportunidad de convertirme en un ser humano por una sóla vez y venir aquí, pero ya no puedo permanecer aquí con ustedes. Deseaba convertirme en su hija para siempre”.

La chica volvió a tomar su apariencia original de grulla y levantó vuelo. El anciano al verla volar pensó: “Perdóname. ¡No nos olvides!” y le lanzó el peine que le había regalado a la “chica”. La grulla lo cogió y se fue volando

martes, 24 de mayo de 2011

La leyenda del Queen Mary

El Queen Mary fue construido en 1936, y tiene un famoso registro de avistaje de más de 55 fantasmas. En cada rincón del barco existe una historia diferente de apariciones o experiencias paranormales. En una de sus tantas visitas guiadas, una niña que recorría el barco con sus padres, afirmó insistentemente que veía a una mujer. Lo cierto es que nadie la vio excepto la niña, que no dejó de señalarla con el dedo diciendo: "está ahí"; ella describió a la enigmática visión como una mujer joven y guapa. Lo que ninguno de los turistas sabía, es que hay informes que recogen testimonios de tripulantes y viajeros que aseguran haber visto en ese salón, a una mujer joven y muy hermosa, vestida con un traje de noche blanco.

lunes, 16 de mayo de 2011

Muerte en el microondas

La muchacha en cuestión estudiaba medicina y vivía una vida agitada repartida entre sus estudios y cuidar a la hermanita de 6 años. Un día se pegó la gran borrachera con sus amigos de clase y terminó acostándose con un tipo de su agrado.
Al día siguiente, entre las nubes de la resaca, la muchacha recordó de repente que su madre estaba a punto de regresar de su guardia en el hospital, donde trabajaba en el turno de noche hasta las 8 de la mañana, por lo cual la pobre apenas sí tuvo tiempo de despedirse del sujeto y volar a su casa para que cuando la madre llegara encontrara todo sin novedad, la casa ordenada, la nena desayunándose a tiempo, y ella lista
ir a clases.
El problema fue la ducha... Faltaban ya sólo unos minutos para que la madre regresara y la chica, que gozaba de una abundante cabellera, la tenía toda mojada. Para variar, el secador se había averiado...
No sé si se debió a los efectos tardíos del alcohol o al nerviosismo que le causaba la madre, muy histérica para estas cosas, el caso es que a la chica no se le ocurrió mejor manera de secar su cabello que meter su hermosa melena al microondas. Con un poco de esfuerzo lo consiguió y programó al máximo el aparato. En cuestión de minutos, se secó completamente el cabello justo cuando la madre entró saludando a todo el mundo sin darse cuenta de nada.
Cuando nuestra amiga llegó a la facultad, estaba medio demacrada, con cara de no haber dormido nada, y tambaleándose de un lado para otro. Demasiado incluso para la resaca que podía provocar botella y media de whisky con hielo
Mi amigo estaba presente. Me contó que apenas subió las escaleras para entrar al edificio, se desplomó como un saco de patatas. Estaba muerta...
Los doctores, al realizar la autopsia,no le encontraron nada malo en el cuerpo, ni enfermedad ni razón alguna para tal muerte súbita; y hubiese quedado así de no ser porque la hermanita le contó a mamá que antes de que ella llegara se había secado el pelo en el microondas. Los doctores, preacticando entonces una la autopsia craneal, encontraron su cerebro totalmente abrasado.

domingo, 8 de mayo de 2011

El último cliente

Un taxista regresa de llevar a un pasajero por una solitaria carretera de montaña, para su sorpresa encuentra un nuevo cliente en el arcén de la carretera. El hombre se acomoda en el asiento de atrás del taxi y da una dirección, aunque el lugar es desconocido para el taxista el pasajero se compromete a guiarlo para llegar a su destino.
Atraviesan pequeños pueblos, pasan por caminos olvidados y poco a poco el taxista comienza a inquietarse. Tras un buen rato de conducción se gira hacia atrás y pregunta al pasajero dónde se encuentran. Al hacerlo se sorprende por última vez al ver que el pasajero ha desaparecido, sin embargo se solventan sus dudas sobre donde está: al borde del precipicio a punto de dejar que sea la gravedad quien marque velocidad y recorrido.

jueves, 28 de abril de 2011

El duende

Se dice que es un niño que murió sin ser bautizado o un niño malo que golpeó a su madre. Es muy pequeño, lleva un sombrero grande y llora como una criatura. Tiene una mano de hierro y otra de lana, cuando se acerca a alguien le pregunta si con cuál mano desea ser golpeado. Algunos dicen que, sin importar la elección, el duende golpeará siempre con la de hierro. Otros, en cambio, aseguran que los desprevenidos eligen la de lana y que es ésta la que en realidad más duele.
Posee unos ojos muy malignos y dientes muy agudos. Suele aparecer a la hora de la siesta o en la noche en los cañadones o quebradas. Tiene predilección para con los niños de corta edad, aunque también golpea sin piedad a los mayores.
En la zona de los Valles Calchaquíes existen dos historias muy curiosas con respecto al duende:
Una cuenta que un arqueólogo, internándose en el cerro a horas de la siesta escuchó el llanto de un niño. Al acercarse vio un párvulo en cuclillas y con la cabeza gacha. Cuando le preguntó si qué le sucedía, el niño alzó su maligno rostro y mostrando sus agudísimos dientes al tiempo que sonreía, le dijo:
- Tatita, mírame los dientes...
El "gringo" salió corriendo tan veloz como las piernas le daban y nunca regresó.
La otra historia, narrada por Lucindo Mamaní, de Tafí del Valle, cuenta que se vió al duende conversando en un zanjón con un niño que estaba a su cuidado (actualmente un prominente médico). Al acercarse don Lucindo, el duende -llamado "enano del zanjón" por los lugareños- salió huyendo.

domingo, 17 de abril de 2011

La autopista fantasma

La carretera principal que va de Baltimore a Nueva York al llegar al kilómetro 12 se cruza con una importante autopista. Se trata de un cruce muy peligroso, y en muchas ocasiones se ha hablado de construir un paso subterráneo para evitar accidentes, aunque todavía no se ha hecho nada.

Un sábado por la noche, el doctor Eckersall regresaba a su casa después de asistir a una sala de fiestas country. Al llegar al cruce redujo la velocidad y se sorprendió al ver a una deliciosa jovencita, vestida con un traje largo, de fiesta, haciendo auto-stop.

Frenó de golpe y le hizo una señal para que subiera a la parte trasera de su descapotable. - El asiento de delante está lleno de palos de golf y de paquetes -se disculpó.
Y a continuación le preguntó:
- Pero, ¿qué está haciendo una chica tan joven como tú sola a estas horas de la noche?

- La historia es demasiado larga para contarla ahora -dijo la chica.
Su voz era dulce y a la vez aguda, como el tintinear de los cascabeles de un trineo.
- Por favor, lléveme a casa. Se lo explicaré todo allí. La dirección es North Charles Street, número XXXX. Espero que no esté muy lejos de su camino.

El doctor refunfuñó y puso el coche en marcha. Cuando se estaba acercando a la dirección que le indicó ella, una casa con las contraventanas cerradas, le dijo:
- Ya hemos llegado.
Entonces se giró y vio que el asiento de atrás estaba vacío.
- ¿¡Qué demonios...!? -murmuró para sí el doctor.
La chica no se podía haber caído del coche, ni mucho menos haberse desvanecido.

LLamó repetidas veces al timbre de la casa, confuso como no lo había estado en toda su vida. Después de un largo tiempo de espera, la puerta se abrió y apareció un hombre de pelo gris y aspecto cansado que lo miró fijamente.
- No sé como decirle qué cosa más sorprendente acaba de suceder -empezó a decir el doctor-, una chica joven me dió esta dirección hace un momento. La traje en coche hasta aqui y...

- Sí, sí, lo sé -dijo el hombre con aire de cansancio-, esto mismo ha pasado otras veces, todos los sábados por la noche de este mes. Esa chica, señor, era mi

viernes, 8 de abril de 2011

El museo embrujado

Al museo popularmente se le conoce como “La casa de la muerte” este se hizo famoso por los sucesos extraños que se desarrollaron en su interior a principios del año setenta. Una familia se instaló en el museo pero la tranquilidad duró poco, ya que se oían golpes extraños, las ventanas se abrían y cerraban solas, los muebles se movían solos de un lado a otro del museo.

El embrujamiento de esta construcción corría de boca en boca por la localidad extremeña, pero el rumor no fue un impedimento para que el matrimonio De la Torre, con sus dos hijos, José Luis y Ángel, se asentara en el edificio. Pero la maldición del museo árabe recobró toda su fuerza durante el mes de agosto de 1984, cuando José Luis y Ángel fueron protagonistas de un gran número de sucesos extraños. Los adolescentes pudieron ser testigos de toda una serie de episodios paranormales que siempre, al igual que antaño, comenzaban a la misma hora. Escuchábamos ruídos de pisadas, como si fueran de pies almohadillados. Más de una vez aquellas pisadas llegaban hasta la habitación donde me encontraba y se acercan a la colchoneta parándose a mi lado.

Recuerdo que una noche los sonidos fueron tan intensos que salimos a la calle llenos de temor –recordaban los testigos en sus declaraciones a diversos medios de comunicación en aquellas fechas-. Hay habitaciones en las que las puertas de los armarios se abrían y cerraban solas. Sentíamos escalofríos. Pasábamos muchísimo miedo. Nosotros –declararon los jóvenes- no teníamos ninguna explicación lógica, ni la tenemos ahora. Los incidentes alarmaron en un principio a los inquilinos del museo. Los prodigiosos lances no ocurrían solo de noche; pues por el día también se desarrollaban. “Hay una maceta en el patio, que rondará los ocho kilos de peso y que me la encontraba en el suelo casi todos lo días”, recordaba José Luis de la Torre.

Todo parece indicar según las leyendas populares, que allí hubo varios asesinatos en épocas pasadas y asocian estos hechos de sangre con todos los sucesos que acontecieron en esa casa. ¿Podría tener relación con alguna de las leyendas de la zona? Las leyendas que se narran sobre este lugar están marcadas por la muerte.

jueves, 31 de marzo de 2011

Kuchisake onna

Noche oscura, carretera solitaria, conductor confiado, autoestopista hermosa. Pero no, no es la autoestopista fantasma de la versión occidental. Aunque el cuerpo de la pasajera se intuye bello y sus ojos anticipan un rostro fascinante la parte inferior de su cara está oculta con un velo blanco. La mujer se sienta en el asiento de atrás y el conductor reanuda el viaje. “¿Soy hermosa?” -le pregunta la pasajera al conductor. “Sí, lo es”, afirma el hombre, y para confirmar sus primeras impresiones le dirige una mirada a través del espejo retrovisor. Pero la mujer se ha quitado el velo que cubría su boca y ésta aparece abierta con unos profundos cortes que le llegan hasta la orejas en una gran sonrisa macabra al fondo de la cual culebrea su lengua. El conductor ni siquiera escucha sus gritos de horror, a partir de este momento lo único que escuchará es la pregunta repetirse una y otra vez en su cerebro: “¿Soy hermosa?… ¿soy hermosa?… ¿soy hermosa?…” En otras versiones Kuchisake onna, la mujer de la cara cortada, caza y desfigura niños con su gran velocidad sorprendiéndolos cuando menos se lo esperan. A veces se puede escapar de ella lanzándole un fruta lo que da al perseguido el tiempo suficiente para huir.

jueves, 24 de marzo de 2011

El señor que vivió con una bruja

Habia una vez un señor que se enamoro de una muchacha muy bonita, pero cierto dia el señor se fue a tomar cervezas con sus conpadres y le dijeron que su novia era una bruja y que en la noche se convertia en cualquier animal. Tambien le aconsejaron que en la noche la espiara para comprobar que era cierto.

El señor la espio en la noche pero el sueño lo vencia y se quedaba dormido. Entonces el señor fue a ver a una señora que era bruja. Ella le dijo que para ver a su novia se pusiera un escapulario y que cuando la muchacha se quitara su cuero de mujer, que al cuero le echara sal.

En la noche el señor se puso un escapulario y cuando la muchacha se levanto la siguio hasta un arbol de aguacate. Ahi la muchacha se quito el cuero de mujer y se convirtio en lechusa. El señor espero a que se fuera alejara. Y cuando se fue el animal, el señor le echo sal a el cuero de mujer.

Cuando la muchacha regreso y se puso el cuero de mujer la muchacha se revolco y lloraba del dolor.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Las tres cruces

Tres chicos fueron a acampar a un bosque en donde había una cabaña destinada a dar refugio a las personas que fueran a acampar, los chicos iban a acampar solo por unos días pero pasaron esos días y ellos no regresaban así que sus familiares los mandaron a buscar con la polícia de ese lugar los policías los buscaron por horas hasta que encontraron la cabaña, al entrar encontraron las mochilas de los chicos destrozadas pero no encontraron sus cadaveres pero lo que más les aterrorizo fue lo que vieron en la pared de la cabaña ahi había pintadas tres cruces con sangre. Por más que buscaron por todo el busque nunca pudieron encontrar los cuerpos de los muchachos ni al asesino de ellos. Desde entonces esa cabaña es conocida como la cabaña de las tres cruces y nadie se atreve a acampar ahi.

martes, 8 de marzo de 2011

Una mujer pidiendo ayuda

Todo empezó un día cuando una joven espera a su novio. Como simpre ella esperaba con frecuencia. Esa noche algo pasaba, su novio no llegaba, entonces ella se decidió a esperar afuera. Ella pensó que algo le había pasado.

Las horas pasaron y ya estaba desesperada cuando acortó, ya eran las 12:00 de la medianoche. Entonces su celular sonó y era su novio. Le dijo que no podía ir. Ella se quedó afuera hablando por teléfono. Pasó una hora y colgó. De pronto miró unas luces. Ya se iba para dentro pero decidió esperar un poco.

Eran muchas mujeres de blanco y todas llevaban una vela. De pronto una de ellas se acercó y le dijo a la muchacha que si la “podría ayudar”, ella le preguntó que en qué, y la mujer dijo “¿podrías guardarme esta vela?”. Ella dijo: “Sí, pero ¿le puedo hacer una pregunta?”. Ella dijo: “Sí claro, dime”. La muchacha le preguntó cómo le iba a entregar la vela. Ella respondió:
- Mañana a esta hora sales y la mujer que mires sin vela, te acercas y se la das.

Ella se metió a su casa y guardó la vela en una caja. Salió al próximo día y esperó, pero nunca llegó, entonces fue a su cuarto y abrió la caja… y no era una vela si no una mano convertida en esqueleto. Se asustó mucho. Se lo contó a sus padres y sus padres dijeron que fuera con un cura. Ella fue y le contó todo y le recomendó que fuera al cementerio pero lo más importante era que tenía que ir acompañada de alguien.

Ella estaba muy asustada así que se le olvidó eso y fue sola, y desde ese día nunca volvieron a ver a esa muchacha, y todos están intrigados de su desaparición. Nunca volvieron a ver a ella.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Fantasma de una niña

Después de varias horas de trabajo la mama sintió escalofríos y un aire fantasmal recorrió todo su cuerpo, ella decidió meterse a descansar y en el transcurso de la puerta del patio al comedor vio la sombra de una niña como de 7 u 8 años vestida en un largo y hermoso vestido blanco

Aun con su miedo la mama subió las escaleras y logro subir a su cuarto donde rezó por unos minutos por el alma de la niña que había visto. Después, decidió ir a ver a sus hijos para ver como estaban y volvió a sentir el mismo escalofrió en el tramo del cuarto a las escaleras, cuando de repente notó que alguien la seguía

Con furia y terror sintió que la empujaban para poder caerse de las escaleras, pero ella uso todas sus fuerzas para vencer aquella terrible sensación que se había apoderado de ella en esos instantes.

Después de llegar a su destino y quedarse a dormir con ellos hasta la mañana siguiente volvió a sentir la misma sensación que la noche anterior, cuando oyó un hermoso coro de ángeles que se aproximaba a ella más y más.

Se levanto y empezó a rezar. De repente vio unos hermosos ángeles que bajaban hacia ella diciéndole “ven con nosotros, aca en el mundo de dios no sufrirás mas como te estoy viendo sufrir aquí en la tierra”

La mente de la señora estaba completamente en blanco. Cerró los ojos y pensó en sus hijos pero también en lo que le habían dicho los ángeles.

De pronto oyó que un llanto se aproximaba más y más a la recamara. Cuando ella abrió los ojos y vio a la niña de la noche anterior que lloraba con un llanto de tristeza. Los ángeles volvieron a verla y decidieron llevársela para que no sufriera más en la Tierra.

Al día siguiente la señora Martínez le comento lo sucedido a su vecina y lo sorprendente del caso es que la niña se había aparecido meses antes en la vecina.

Años después de lo sucedido la señora Martínez sigue sin saber quien era la niña convirtiéndose en una sospechosa y triste historia.

martes, 15 de febrero de 2011

Bela Kiss, el asesino húngaro

BELA KISS era un húngaro que vivía en el pequeño pueblo de Czinkota. Allí había llegado acompañado de su esposa, una joven que respondía al nombre de Maria, y la gente le adoraba por su carácter amable y atento. Era lo que solemos confundir con una "buena persona".

Tenía dinero, de modo que cuando llegó al pueblo alquiló una casa y empleó a dos criados que pasaban la noche en sus propios hogares por deseo expreso del húngaro. Ambos hombres hablaban maravillas de su atención pero coincidían en que tenía gustos raros y era poco hablador.
El húngaro solía pasar épocas fuera de casa y los habitantes del pueblo se percataron de que durante aquellas ausencias María se veía en la casa con un joven llamado Paul Bihari. Justo cuando aquellas gentes consideraron justo avisar de la infidelidad de Maria, Bela se encontró con la casa vacía y una carta de su esposa que le avisaba de su abandono. Los criados le encontraron llorando con la carta en la mano.

Al tiempo que el pueblo se acercaba a él para tenderle su apoyo, él se aislaba del resto del mundo para consolarse y sufrir en soledad.

Casa de Bela Kiss

En la nueva época de su vida en lugar de los criados vino a trabajar una ama de llaves. En cierto momento Bela le pidió que durante unos días no pasara por la casa porque iba a venir una antigua amiga suya. Y llegó la joven distinguida. Unos días después Bela llamó al ama de llaves para que volviese al trabajo.

De nuevo hizo otro viaje a Budapest y volvió con una mujer. No era la otra, era una chica más alta, y el ama de llaves tuvo órdenes de no volver a la casa hasta nuevo aviso.

El húngaro vivía de rentas, no trabajaba y se gastó un dinero en fabricar unos depósitos cilíndricos de gran tamaño en su sótano. Mientras tanto el ama de llaves se apenaba de que las mujeres que le visitaran no llegasen nunca a quedarse con Bela, pero imaginaba que algún día tendría suerte y volvería a casarse.

En aquella época el Condestable del pueblo tuvo una conversación con él acerca de una posible y próxima guerra, y ambos estuvieron de acuerdo en que se echaría en falta la gasolina si aquello se producía, de modo que Bela invitó al Condestable a visitar su sótano y le mostró uno de los bidones que estaba lleno de gasolina. El Condestable aprobó su carácter previsorio y le felicitó.

Bela Kiss continuó trayendo a casa a mujeres, tiempo durante el cual el ama de llaves era despedida y contratada intermitentemente, y los periódicos de Budapest daban avisos de mujeres desaparecidas. Se tenía como sospechoso a un tal Hoffman, pero éste también terminó desapareciendo.

Con el estallido de la primera guerra europea Bela fue disminuyendo sus viajes y sus citas, y éstas fueron definitivamente ya imposibles cuando fue reclutado para luchar. Bela alegó no poder enrolarse porque sufría del corazón pero tras hacerle una revisión médica descubrieron que la enfermedad era falsa y lo reclutaron.

Bela, que en su visita al sótano con el Condestable le había ofrecido a éste que hiciera uso de los bidones si él moría, le recordó ahora su promesa. Si moría, el Condestable debía hacerse cargo de los bidones. Confiado, le entregó la llave y marchó con el Cuerpo de Ejército.

Cinco meses después se recibió en el pueblo la noticia de la muerte de Bela Kiss, aquel triste y maravilloso hombre que tanto adoraban en Czinkota, y el Condestable hizo público el deseo del húngaro de que se utilizase el combustible de los bidones de su sótano.

Un día pasó por allí un camión militar falto de gasolina y el hombre les dijo que podían usar la gasolina de los bidones de Bela Kiss. Les ofreció que cogieran uno y los soldados trataron de mover uno de los bidones pero se quejaron de que algo sólido parecía moverse dentro del líquido y pesaba demasiado.

Los hombres abrieron el bidón y gritaron al unísono al descubrir a una joven desnuda, estrangulada con una bufanda de seda y conservada en litros de alcohol. Haciendo acopio de valor abrieron el resto de los bidones y en cada uno de ellos descubrieron cuerpos jóvenes, desnudos y asesinados del mismo modo conservados en alcohol. Sólo un bidón contenía gasolina.

Bidones donde se encontraron cuerpos

Tras dar parte a la policía y proseguir las investigaciones se supo que el desaparecido Hoffman, aquel sospechoso al que se perseguía por las desapariciones femeninas, era Bela Kiss, que había estado manteniendo correspondencia con 19 mujeres a través de las cuales supo de sus posiciones económicas y situaciones familiares. Todas las mujeres estaban repartidas entre aquellos bidones de alcohol y un almacén de un pueblo cercano a Czinkota. Además se descubrieron los cuerpos de Maria y su amante, Paul Bihari, en el sótano de la casa.

Un día llegó a Budapest una increíble noticia: Bela Kiss no había fallecido en la guerra, había desertado. Se hizo una búsqueda que no fructificó y se escucharon muchos relatos acerca de dónde se le podía haber visto, pero fue un desertor de la Legión Extranjera francesa quien dio seguramente la pista más fiable: el hombre dijo que había conocido a un tipo que alardeaba de haber hecho una fortuna asesinando a mujeres ricas.

La policía ya le había echado el ojo pero antes de echarle el guante y capturarle, Bela, con un sexto sentido y sin sospechar que estaba en el punto de mira de la policía, volvió a huir. Se supuso que se había exiliado en algún lugar de Sudamérica donde su aspecto moreno le haría pasar desapercibido. No se supo más de él.

lunes, 7 de febrero de 2011

La casa de los espejos

En Cádiz (España) en la parte antigua de la cuidad, cerca de la Alameda,frente al monumento del marqués de Comillas junto al mar se sitúa una antigua casa abandonada de la cual cuentan ser una casa encantada. En la casa de los espejos vivió un capitán de barco con su esposa y su hija; la hija le pedía a su padre que cada vez que volviese de algún viaje este le trajese un espejo.La hija fue creciendo y se convirtió en una bella joven, además era una hija ejemplar, ante tanta grandiosidad el padre solo tenía ojos para ella. Pasaron y pasaron los años y su padre seguía regalandole espejos llegando a tener una gran colección compuesta por espejos de muchos lugares del mundo. La madre ante estos caprichos y la poca atención que recibía por parte de su marido discutía día a día con su hija cuando este se encontraba de viaje, era tan grande la envidia que en uno de los viajes envenenó a su hija para así obtener la absoluta atención de su marido.
Al llegar el padre, su esposa le dijo que su hija había padecido una grave enfermedad y había muerto. El padre enloquecido no podía creer que su ojito derecho había muerto y arremetía contra todo, cuando entonces vio reflejado en los espejos la muerte de su hija y el envenenamiento por parte de su madre. Al saber lo que realmente ocurrió logró que su esposa confesara, fue encarcelada muriendo al tiempo; el esposo se marchó de la casa para no volver jamás. La casa desde ese momento hasta día de hoy continua inhabitada. Al entrar en esa casa un escalofrío te recorre el cuerpo y aveces se pueden escuchar llantos de una niña que fluyen desde el piso de arriba, donde se encontraba la habitación de la niña, la cual aun posee sus paredes cubiertas por espejos intactos que aveces dejan de reflejar tu reflejo. Yo he estado en el interior de esa casa y en la habitación de la niña y es realmente inquietante.

sábado, 29 de enero de 2011

El bebé feo

Esto sucedió en la ciudad de Chihuahua, México , cuentan que hace unos años, en la sección de maternidad de uno de los hospitales del Seguro Social de la ciudad, nació un niño, cuya madre murió en el momento del parto y que no tenía ningún otro familiar, este niño, cuenta la historia, era sumamente feo, tan feo que en todo el hospital las enfermeras no dejaban de hablar de lo horrible que era y todas se tomaban algunos minutos para ir a verlo, el caso es que en un momento, cuando había reunidas varias enfermeras junto a él, comentando lo feo que era, el niño abrió los ojos, y viéndolas fijamente a todos, abrió la boca y con una voz que las llenó a todas de terror, dijo: "Más feo está el mundo, y se va a acabar", y dicho esto, murió.

lunes, 24 de enero de 2011

La historia del Faro de Sevilla

En la ciudad de Sevilla hace tiempo un medium dijo al pueblo que el Demonio iba a inundar la ciudad y que el mar llegaría a Sevilla así que el pueblo decició construir un faro para que los barcos no chocasen.
Al tenerlo construido una familia empezó a vivir allí para cuidar el faro, la familia estaba formada por un matrimonio y sus 5 hijos.
Una noche los padres oyeron un grito que venía de la habitación de sus hijos; lo que fue sorprendente que al llegar vieron a todos sus hijos menos a la hija mayor durmiendo. La buscaron por toda la casa y no la encontraron pero al asomarse a la ventana vieron que su hija estaba en el suelo muerta pues se había tirado por la ventana.

Pasaron 2 ó 3 años del trágico accidente hasta que otra noche oyeron de nuevo un grito que provenía de nuevo de la habitación. Al entrar se encontraron a su hija pequeña esparcida en trozos literalmente por toda la habitación que estaba llena de sangre.

Después de todo lo ocurrido trataron el tema de irse de la casa del faro pero decidieron no irse y el Ayuntamiento puso una guardería en la puerta.

Según pasaban los años iban muriendo más miembros de la familia hasta que sólo quedaron el hijo mediano, Ricardo, una hija de cuyo nombre no me acuerdo y los padres.

Cuando parecía que la situación se tranquilizaba la noche de San Juan la familia estaba durmiendo cuando de repente se oyó otro grito, pero la diferencia es que esta vez el grito provenía de fuera y cuando el padre se asomó vio en la punta de la lanza del faro atravesada a su hija y la madre al no soportar ya tanto dolor se suicidó, pero muchos dicen que no fue por voluntad propia.

El padre y Ricardo se quedaron en la casa. Aun después de todo lo sucedido consideraban su hogar. Cuando Ricardo tenía 17 años entró en un coma y su padre muy apenado no se separó de él ni para comer.

Cuando una noche se fue a por un vaso de agua a la cocina y oyó a toda su familia hablando en la cocina, riéndose y hablando entonces el padre vio un cuadro en la pared de toda la familia en la cual faltaba Ricardo y se le escapó una lágrima que quedó reflejada en el cuadro.

En ese mismo momento Ricardo despertó del coma y su padre murió.

Resulta que Ricardo no estaba en el cuadro por no ser hijo nada más que de su madre.

El Faro de Sevilla es la Torre del Oro y mucha gente piensa que fue una venganza del diablo por retarle al construir el faro.