sábado, 31 de julio de 2010

El día que todo cambió

Marcos Gomez, era un hombre con un nombre vulgar, una vida vulgar y unos sueños vulgares, pero aquel dia era algo distinto, su novia y el habian quedado para ir al banco a solicitar un credito que les permitiese comprar un piso, era un paso importante en sus vidas, la relación de Marcos y Silvia no es que hubiese sido para tirar cohetes en el sentido de experiencias vitales , lo mas emocionante que habian hecho fué ir a una barbacoa con los suegros...

Nada hacia presagiar lo que estaba a punto de suceder ese dia...

Un señor encorbatado, impecablemente vestido y con mirada fria, les habló de todas las ventajas que tenian solicitando el credito en su banco...
mientras andaban mirando los papeles , no advirtieron que a aquel hombre le cambiaban los ojos de color, de un rojo intenso, a un verde extraño que no parecía de este mundo ...

cuando volvian a mirarlo, sus ojos aparecian normales , y su dialectica educada pero sin excesos, les embriagaba...

así que ni cortos ni perezosos firmaron, no eran buenos tiempos para que los bancos te prestasen dinero, pero como ambos tenian un buen puesto de trabajo y fijo, no les pusieron pegas...

pobres incautos, habian firmado ese credito a un interes variable...

¡acaban de vender su alma!!!

Fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario